Mali (y 5) Desespero. El hotel del coronel Gadafi.

0
308

De vuelta a Bamako con Dialloba ya recuperado de la malaria.  He vivido aqui tanto y tan duro que tengo necesidad de irme a casa. Estoy saturado. Muy cansado. Es un palo, me sabe mal por Dialloba pero sabemos Dios y yo que necesito volver a casa, a una realidad tranquila, asumible. Esa noche descanso. Bueno, no, no descanso, sólo duermo. Mañana tengo vuelo con SABENA, será meterme en el avión y llegar a casa y alli sí, en casa, en mi cama, descansaré…

…pero NO. En absoluto. La vida me dá otro bandazo y, esta vez, duele.

Llego al aeropuerto al dia siguiente, con tiempo y mi billete…y no puedo entrar. Simplemente, no puedo entrar. Literalmente no puedo entrar al aeropuerto a enseñar mi billete a nadie. Una masa de gente abarrota el aeropuerto. Nadie puede entrar y casi no se puede ni salir. Es una locura.

SABENA, la compañía aerea belga con la que contraté el billete, habia hecho overbooking a lo bestia, a la africana. No es que haya vendido un 10% más de billetes, sino que tenia un avión y ha vendido tres o cuatro aviones completos con tripulacion y todo. Una estafa en toda regla. A los pocos dias la compañía hizo quiebra y fué peor pero, aquel dia, a los que nos quedamos en tierra, todavia nos dieron otro vuelo para tres dias despues y una habitación con pension completa en el hotel de Gadafi.

El hotel de Gadafi es el mas grande de Mali. Un mastodonte de tropecientas habitaciones en medio de Bamako sobresaliendo de todo como un grano en el culo.  Este hotel no tiene nombre para mi. Es el hotel de Gadafi, el tirano de Libia. Ese. Hay gente, seres humanos, animales racionales, gobernantes, que saquean su paupérrimo pais para, con el botín, hacer inversiones babilónicas en paises todavía más míseros y corruptos que el suyo. Y los occidentales, ávidos de aventuras, pagamos la cuenta directamente a los bolsillos del dictador sinverguenza en cuestión. Sea coronel, general, emperador o mariscal, de su pais, del de al lado, de su pueblo o de su puta madre, son todos iguales. Hijos de puta endiosados. El hotel es todo acero y vidrio, quinquicientos pisos, podrimiles habitaciones, pasillos vacios interminables, austeridad funcional, comedor enoooooooorme con menú carcelario… Y alli en medio, como hormiguitas que no llenan la enormidad de una catedral fea, grupitos de viajeros agotados, estafados, nerviosos, enfermos, desanimados, impotentes…Corren las historias perdidas, corren las pastillas contra la malaria, corre el sesespero.

Yo no aguanto alli ni tres horas. Me voy a casa de Dialloba y su familia. Quedaban dos noches y dos dias para mi próximo “quizásvuelo”. Con Dialloba recorrimos Bamako, poco que hacer, nada extraordinario, ninguna postal pero mucha humanidad. Lo que mas me impacta es un bar-terraza-restaurante donde me llevó a comer. Semi occidental, donde van los cooperantes y “ejecutivos” europeos, donde se come espaguetti, platos combinados, pizzas y demás, y lleno de señoritas de “compañia” malianas y senegalesas. Guapas, desde cierto punto de vista, sí. El turimo sexual en Mali y Senegal es muy activo. Ellas sonrien. Ellos se sienten importantes. Todos se pavonean en una especie de danza nupcial del urogallo. Que asco. Me produce asco, que se le va a hacer.

Consejo de viajero. En viaje, el sexo ocasional es temerario. No me voy a poner a dar lecciones a nadie pero, en cuanto a no buscarte problemas, el primer mandamiento del viajero es no tengas sexo ocasional en viaje. Ahi lo dejo, insisto, sin más comentarios sobre el lado moral del tema de aprovecharte de las miserias de otro ser humano.

Duermo en casa de Dialloba, con su familia y otras familias compartiendo un patio interior de bamako por donde corren mezclados niños, perros, gallinas y adultos de todos los matices del negro. Africa. Bueno, mañana sí,… mañana me voy a casa por favor,…descansaré…

…y sí, SABENA cumplió, fué su último suspiro. Ya estoy dentro del avión. Madre de Dios y del Amor Hermoso vaya viaje!

Que mundo mas maravilloso que tenemos!…pero què duro.

 

image_pdfDescarga en PDFimage_printImprimir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here