Vietnam (1) Una excursión a Vietnam. Ciudades.

0
435

El viaje por Vietnam lo haré en 2 etapas. Ahora solo tengo tiempo para hacer una excursión de 10 dias y conocer un poco del centro y del sur. Dejaré el norte para otra ocasión no muy lejana.

Seis horitas de escala en el aeropuerto de Singapur y me planto en Ho Chi Minh a eso de las 10 de la mañana. Voy a parar a una pensión de Bui Vien, una calle que, a base de laberinticos callejones afluentes, se convierte en un barrio entre chino y canalla con mucho mochilero y juerga nocturna. Restaurantes, hoteles, salones de masaje, música a tope y luces de neòn.

Estoy muy cansado. He perdido peso y sòlo se me ve cabeza y pelo. Ni chicha ni limoná. Suerte que en Vietnam se come de fábula.

Primera en la frente. Vietnam es un país pobre y mujeres guapas. Con esas bases, echa cuentas y te salen occidentales, más o menos viejos, con niñas vietnamitas minifalderas. Me da repelús el turismo sexual. Mira, es algo con lo que no puedo.

En Ho Chi Minh el tráfico es una verdadera locura. Aquí hay más de 6 millones de motos que te salen por todas partes: izquierda, derecha, por la acera, por delante, por detrás… Se suben hasta por los árboles si es necesario para avanzar. El peatón es un animal acosado en constante peligro.

Me dedico a callejear, ver los monumentos más típicos y, naturalmente, el inevitable Museo de la Guerra, un verdadero museo de los horrores. Monstruoso. Deprimente. Terrorífico. Sangre, torturas, malformaciones, amputaciones… Muerte, miedo, sufrimiento, locura… Los límites de la barbarie humana son insondables. Quizás por eso, en Vietnam cuesta más arrancar sonrisas. Algunos viejos han hecho, en una vida, dos guerras: contra los franceses primero y contra los americanos después. Échale guindas al pavo.

Próxima parada en Huè. Esta ciudad la visito en un día y poco más en una especie de treking urbano y cultural de 12 horas seguidas bajo una constante llovizna. La ciudadela de los emperadores, el río de los Perfumes, el mercado… No soy mucho yo de conjuntos monumentales. Mi madre me parió más bruto que culturitas y a mí los monumentos me aburren bastante.

Me alucinan, eso sí, los grupos organizados. Todos escuchan, con cara solemne y asintiendo, el tostòn que les suelta  el guía explicando la profunda influencia del lugar en cuestión  en la Constitución chino-mandarin de finales del siglo Cual. A veces, para distraerme, me infiltró en algún grupo de esos e intento identificar a los individuos tipo que siempre hay en esas manadas. A saber:

1.- El Listo. Este ha entrado en internet la noche anterior y se arranca a preguntarle al guia si no cree que, ese importante monumento, también influyò de forma decisiva en la sociedad dominante de la Rusia postártara. Un plasta, vamos.

2.- El Tragón. Mira a todos lados y se le mueve la nuez porque saliva constantemente. Esta buscando la cafeteria mientras piensa en el chuletón que se va a zampar para cenar esa noche en el hotel. No confundir con el que mira a todos lados porque busca el lavabo. Este hace caras de sufrimiento y, cuando se para, cruza las piernas. 

3.- El Fotógrafo. Lo conoceréis enseguida porque hace fotos hasta a las papeleras. Es inofensivo salvo que, cuando vuelva a casa, te invite a cenar. En ese caso es letal como una serpiente de cascabel y, si aceptas, a las 3 horas de fotos pedirás auxilio con angustia. Nadie podrá ayudarte. No hay antídoto.

4.- El Saleroso. A èste todo le dá para hacer una gracia y se ríe de sus propios chistes. Otro plasta. Ponerse a su lado es una temeridad. Constantemente te mirará a ver si ríes sus estúpidas ocurrencias. Tú boca quedarà en un rictus horrible y se te desencajarà la mandibula para siempre.

5.- El Gran Cazador Blanco. Es mi preferido. Siempre atento y expectante para encarar cualquier peligro que pueda acechar al grupo. Viste todo el equipo de explorador, salvo el salacot que suele sustituir por una gorra de beisbol, aunque luce más en su versión de pantalón corto o bermudas con bambas y calcetines blancos. En todo caso, imprescindible el chaleco con bolsillos, botones y cremalleras por doquier. Puede costar diferenciarlo del Fotógrafo y del Listo porque también lleva una réflex enorme y hace sesudas preguntas, pero aprovechará la menor excusa para lucir su navaja multiusos delatandose así de forma clara y rotunda. Otra pista: lleva todos los artilugios prácticos habidos y por haber, desde linterna hasta prismáticos.

Toca irse a Hoi An. En el camino, un par de paradas. Guay la montaña de mármol. Lastima que a algun payaso se le ocurrió poner un ascensor hasta el primer nivel para no currarse las escaleras y, a partir de ahí, “cagada lemus”: turísteo a tope.

De Hoi An poca cosa. Pintoresco lo de las calles decoradas con farolillos, pero a mí no me dicen nada estos pueblos pesebre lanzados al consumismo turístico sin miramiento alguno. Las antiguas y preciosas casas de madera del centro de Hoi An se han reconvertido en comercios haciéndolas casi desaparecer abarrotadas de capas y capas de género en venta. Pan para hoy y hambre para mañana.

Bonito el espectáculo del río por la noche lleno de barcas con farolillos y cajitas de colores con velas encendidas. Romántico, supongo. Y en cuanto a las playas, que voy a decir…vivo en Sa Riera, la playa más bonita del mundo. O vivía.

Se acabó. Paso de más ciudades y me voy a la isla de Phu Quoc. Viaje a Ítaca.

Show more
IMG_20171204_121119_724
Show more
IMG_20171204_140957_695
Show more
IMG_20171204_141826_133
Show more
IMG_20171203_204059_428
Show more
IMG_20171204_092028_300
Show more
IMG_20171204_092046_106
Show more
IMG_20171204_094757_690
Show more
IMG_20171204_093607_255
Show more
IMG_20171205_125538_314
Show more
IMG_20171205_105351_216
Show more
IMG_20171205_105653_623
Show more
IMG_20171205_143756_412
Show more
IMG_20171205_095424_851
Show more
IMG_20171205_095556_200
Show more
IMG_20171206_090606_378
Show more
IMG_20171205_095805_503
Show more
IMG_20171206_131539_177
Show more
IMG_20171207_154618_171
Show more
IMG_20171206_163236_367
Show more
IMG_20171206_172734_637
Show more
IMG_20171206_173009_869
image_pdfDescarga en PDFimage_printImprimir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here