Recomendaciones del mes. Marzo, 2.019. Alemania y Francia.

EQUIPO.- Mi pashmina. Es una pieza imprescindible en una mochila viajera. Es una bufanda y es una manta extra cuando la noche refresca o viene el frio de verdad. No veas lo bien que me ha ido al pasar del trópico australiano al invierno alemán.

TRANSPORTE.- Los autobuses Flixbus te llevan por toda Europa cómodamente a unos precios muy ajustados. A mí me gusta el tren pero es carísimo.

GASTRONOMIA.- Los embutidos y salchichas alemanas no tienen competidor en el mundo. Seguro que son malos para la salud porque son deliciosos. Me encanta la Langue Rote, la maxisalchicha típica de Freiburg. También allí hacen un vino buenísimo, el Spätburgunder un pinot noir suave, y la kësekuche de Stefans, en el mercado de la Plaza de la Catedral. Todo de 10 sobre 10.

Después de mil años, he vuelto a comer spetzle. Son una especie de espaguetis alemanes. Los como con una escalopa en Tacheles, un restaurante especializado en schnitzels de Freiburg. Tremenda.

ALOJAMIENTO.- El único lugar a buen precio que he podido encontrar en la zona de la Selva Negra es el Black Forest Hostel de Freiburg, un buen lugar para montar el campo base y explorar la Selva Negra desde ahi en excursiones de un día. Hostel hippie y tranquilo donde los haya. No tienen wiffi.

En Saint Etienne, La Maison Rouge. Encantadora. Calor de hogar.

PUEBLO/CIUDAD.- Freiburg es muy, muy especial. Me atrapó. La ciudad es preciosa y el ambiente, joven y universitario, muy  agradable. Gente culta y creatividad a raudales.

TREKK.- En  primavera toda la Selva Negra debe ser un paraíso para senderistas.

Disfruté con los paseos por Schluchsee y Titisee y su final carnavalero.  Una maravilla los carnavales en esta zona.

INTERNET.- Las redes de Alas y Viento han pasado de los 1.500 seguidores. Eso ya es un montón de gente. Muchas gracias.

MENCIÓN ESPECIAL.- Toda mi gente de Begur. No cito a nadie para no dejarme a otros. ¡Tengo ganas de veros!

Show more
IMG_20190306_191841_654
Show more
IMG_20190301_103627_143
Show more
IMG_20190306_174253_131
Show more
IMG_20190301_191757_548
Show more
IMG_20190301_191802_679
Show more
IMG_20190302_124741_237
Show more
IMG_20190302_111218_819
Show more
IMG_20190302_115047_560
Show more
IMG_20190314_181844_042
Show more
IMG_20190306_090942_952
Show more
IMG_20190306_081802_155
Show more
IMG_20190306_081323_261
Show more
IMG_20190302_112343_655
Show more
IMG_20190302_160534_815
Show more
IMG_20190302_144102_979
Show more
IMG_20190306_081251_391
Show more
IMG_20190306_081229_976
Show more
IMG_20190303_121342_349
Show more
IMG_20190303_110336_924
Show more
IMG_20190303_132334_526
Show more
IMG_20190303_143006_110




Alemania (y 4) La Selva Negra (y 2). De Freiburg a Gengenbach y SchauInsland.

Hoy me ha despertado un sueño muy, muy real. Estaba en un museo, sentado en el banco de madera de una sala vacía, con las manos en el regazo, mirando un cuadro: “El caminante sobre el mar de nubes” de Friedrich. Sonaba la canción “Like a Rolling Stone” de Bob Dylan o por lo menos, la letra sonaba en mi interior.

How does it feel?
How does it feel
To be without a home
With no direction home?
Like a complete unknown?
Like a rolling stone?

Entonces veía que entraba en la sala una mujer, con un abrigo de esos de lana hasta los pies, no se si marrón o negro, miraba primero el cuadro y después a mí, y me sonreía. Cuando yo volvía a mirar al cuadro ya no estaba allí  y la escena había cambiado. Yo estaba en la terraza de mi casa, al atardecer, mirando el mar y sintiendo el viento de Levante en mi cara. El escalofrío me ha despertado.

¿A que os habéis quedado petaos con el titulo de este post? ¡”Gengenbach” y “SchauInsland” ! Si señor. ¡Carai con el alemán!

Me admiran los emigrantes que, desde toda la geografía de la Europa pobre, salen de sus casas y dejan a sus familias para ganarse la vida como piezas de la mano de obra, cualificada o no, que la maquinaria alemana necesita para continuar su frenética actividad.

En el hostel hay varios que pasan algunos días, recién llegados, mientras consiguen un piso de alquiler compartido.

Los ves abrigados, sencillos, agrupados por nacionalidades con sus compañeros de vicisitudes tomando café en las esquinas. Salieron de sus pueblos con una mano delante y otra detrás, sin saber ni una palabra de alemán y se desgastan aquí buscándose la vida como pueden por un plato caliente y unos euros que enviar a sus familias. Me admiran. Y todo porque políticos de mierda no saben hacer funcionar con un mínimo de eficacia sus países de origen, que es para lo que cobran sus buenos sueldos. Esos, los políticos, sí trabajan en oficinas cómodas y cada noche vuelven a casa con sus familias y amigos. Hay algo muy podrido en el sistema

Quería hoy subir a Schauinsland, la colina en cuya falda ha nacido y crecido Freiburg, pero hace un día horrible. Lluvia y mucho frio. Cambio de planes y me subo otra vez al tren para, camino de Baden-Baden, conocer el pueblo de Gengenbach, todo él un escenario de cuento, con la Markplatz como centro neurálgico, un Ayuntamiento barroco, flores, fuentes y las típicas calzadas de piedra y casas de la Baviera mediaval. En el tren se está calentito, al igual que en el restaurante donde como una sopa de cebolla, pero fuera el frio es de helarse la moquilla y el paseo de hace duro. Al final me pilla un chaparrón de aquí te espero. Me las piro.

Sigue el tiempo frio, pero hoy sí, hoy me subo a un tranvía y me voy a  Schauisland a las afueras de la ciudad. Solo el viaje en tranvía ya vale la pena. No subía en uno de esos desde mi más tierna infancia.

Subo los primeros 5 km por un empinado camino entre el bosque oscuro y, justo cuando empieza a llover, llegó a un primer claro en lo alto de una colina, con unas mesas y bancos de madera como para hacer pícnic, y una cabaña, también toda de madera fuerte y gruesa, donde paro a resguardarme del chaparrón. Hace frio, ¡jolines! Poco más arriba ya está nevado. Me como medio panecillo de pan negro y un embutido que compré en Titisee y disfruto del silencio sòlo roto por las gotas de lluvia sobre el techo. No hay absolutamente nadie. Solo inmenso bosque y montañas. Se me están helando las manos por escribir. Me pongo los guantes.

Oigo cantar a las golondrinas. Buena señal. Parece que está aclarando y sigo camino pero, está vez, el satélite me la pega. Doy vueltas sobre la misma zona y no encuentro el sendero a la cima. Llego, primero, a algo así como una aldea ya en el valle y, después, a un pueblo del área metropolitana, a 8 km de la ciudad. Entró en Freiburg por un barrio que desconocía. Me encanta perderme. Mañana no sale mi bus hasta las 11’30 de la noche, así que lo volveré a intentar. Hoy gana la montaña. Mañana, partido de vuelta.

Me despierto arrastrado. Después de desayunar salgo a fumar un cigarrillo y me mareo. No sé si me falta aire en el cerebro, si estoy débil o si me ronda alguna fiebre. Tengo el estómago revuelto. Quizás es el agua del grifo, o simplemente los cambios.

Vuelvo a coger el tranvía y me dirijo otra vez a Schauisland. El error de ayer fue que, tras el tranvía había que coger un bus hasta el inicio del sendero en la Talstation. Me pierdo otras 3 ò 4  veces y, cuando me reencuentro,, al cabo de un rato el satélite se vuelve majara. Es curiosisimo. Pero yo, tozudo, sigo. Los últimos 500 metros se vuelven esforzados y aventureros. El camino está nevado. Un par de momentos flaqueo y pienso en girar cola pero estoy demasiado cerca, no puedo rajarme ahora… Por fin llegó arriba. Cima a las 13 horas. Solo son 7 km pero ocupan 3 horas. Bonito camino y bonitas vistas. Bajo de vuelta en el telesférico.

Tengo bastante caminar por hoy y me muero de hambre. Comida en Fraiburg, en el restaurante Tacheles que se ha convertido un poco en mi centro de operaciones. Es el único lugar con wifi que he encontrado en la ciudad y las snitzels son su especialidad, aunque tienen también sopas, ensaladas, asados alemanes y postres buenísimos. Hoy toca un “Ochsenfleish mit Meerrettich und Boulliongemúse”. Te lo juro: eso existe. No me invento el nombre. Es un asado de carne con…patatas, obviamente. Una delicia.

Preparado ya para pasar a Francia, última parada, último pais, antes de llegar a casa.

Show more
IMG_20190304_155041_193
Show more
IMG_20190304_122019_980
Show more
IMG_20190304_164001_640
Show more
IMG_20190304_154740_690
Show more
IMG_20190304_154949_960
Show more
IMG_20190304_155342_483
Show more
IMG_20190304_155922_219
Show more
IMG_20190304_160250_021
Show more
IMG_20190304_162523_638
Show more
IMG_20190304_162651_783
Show more
IMG_20190304_162927_091
Show more
IMG_20190304_164220_789
Show more
IMG_20190305_105039_313
Show more
IMG_20190305_112123_580
Show more
IMG_20190305_113134_307
Show more
IMG_20190305_113218_841
Show more
IMG_20190305_113902_927
Show more
IMG_20190305_124006_144
Show more
IMG_20190305_134918_435
Show more
IMG_20190305_141918_367
Show more
IMG_20190305_151957_759
Show more
IMG_20190305_152135_021
Show more
IMG_20190305_152513_595
Show more
IMG_20190305_153156_233
Show more
IMG_20190305_182806_783
Show more
IMG_20190306_111041_088
Show more
IMG_20190306_114357_145
Show more
IMG_20190306_120144_793
Show more
IMG_20190306_121552_813
Show more
IMG_20190306_121632_641
Show more
IMG_20190306_124214_189
Show more
IMG_20190306_121556_044
Show more
IMG_20190306_125356_560
Show more
IMG_20190306_132620_860
Show more
IMG_20190306_144225_033
Show more
IMG_20190306_182150_664




Alemania (3) La Selva Negra (1). Fraiburg: Cuartel General. Schluchsee y Titisee.

De Munich a Freiburg son 5 horas de autobús. El día es gris, frio y lluvioso. Buen día para viajar. Tengo muchas ganas de conocer la Selva Negra. Se van sucediendo los bosques de abetos envueltos en bruma y los pueblecitos bávaros, todo pintado con una capa de nieve ya adquiriendo inconsistencia primaveral.

Freiburg és una encantadora ciudad de apenas 200.000 habitantes con calzadas empedradas, edificios y torres medievales con campanarios coronados por enormes relojes y casas con entramado de madera visto. Invita a deambular sin mapa ni rumbo buscando rincones, escenas y expresiones, como a mí me gusta. Unos almendros en flor, excelentes músicos callejeros, bicicletas por doquier, la plaza de la catedral con un mercado de delicias visuales y aromáticas que tientan sin posibilidad de resistencia…

Es, sin duda, una ciudad especial, universitaria, pausada y atemporal. Es considerada una pionera en conciencia medioambiental y tiene un clarísimo aire hippy, intelectual, literario y musical. La gente también es especial, mucho más abierta y comunicativa que el alemán genérico.

Además, he ido a parar a un curioso alojamiento con salas enormes, sin puertas, con olores limpios y naturales y un silencio de claustro. No tienen wifi. En realidad en la ciudad hay muy pocos locales con wifi. Dicen que es porque consideran que la gente va a los locales a hablar y comunicarse entre sí, no ha conectarse con el más allá. Gente rara, ya te digo..

La descompresión viajera por Europa antes de llegar a casa va tomando la forma de las pequeñas habitualidades, como comprar mi colonia de toda la vida o mi tabaco de siempre. Tenía una compañera que cuando el viaje duraba más de un mes decía: “Tengo ganas de vestirme de mujer”. Yo tenía ganas de oler a mi. Sí, ese ha sido un primer paso de descompresión.

En viaje llevar colonia es una molestia y, desde luego, no me puedo llevar un alijo de tabaco para un año en la mochila. Mi próximo paso debería ser un bocadillo de jamón con un vino tinto.

En el hostel, hablando de viajes con un chaval argentino me decía que, cuándo viajas mucho, “hay que saber parar”. Es muy cierto. Creo que no se puede, o no se debe viajar siempre, hay que salir a respirar a la “superficie”. Lo he dicho otras veces: la vida nómada es una atmósfera distinta. Estar constantemente expuesto a ese hábitat, que no es el tuyo original, no es bueno para la integridad mental. No puedo concretar mucho más, pero lo veo y lo siento en mi y en los demás viajeros que encuentro en el camino. Una larga exposición a estas condiciones de vida es perjudicial para la salud, como lo es vivir mucho tiempo en una estación submarina o en una nave interplanetaria.

Quizás la adaptabilidad que desarrollas viviendo habitualmente lo extra ordinario desarraiga y desapega en profundidad  y castra posibilidades de pertenencia a nada ni nadie. Quizás un largo viaje en solitario te mete en ti mismo hasta zonas demasiado oscuras y solitarias donde es fácil perderse y difícil que nadie te pueda encontrar. Quizás es la borrachera, la sobredosis de vida que te lleva a un constante jet lag vivencial de efectos perturbadores. No sé exactamente y tampoco lo captó con concreción, pero es como el.movimiento de las agujas del reloj que no ves, instante a instante, pero que está y se visualiza con el transcurrir del tiempo.

En el mercado compro una botella de vino Spätburgunder, un bocadillo de Langue Rote, una macro-salchicha deliciosa, y una käsekuchen individual. Me lo llevo todo al hostel y hago una ópera wagneriana de comida. Levito.

Al principio me sentí muy raro aquí. En la ciudad y en el alojamiento. Ahora ya estoy adaptado y he decidido quedarme unos días. Freiburg se me antoja como una Florencia alemana y en la zona hay muchísimas cosas que ver y hacer. Monto cuartel general y, desde Freiburg, conoceré la Selva Negra en excursiones de un día de acá para allá.

Después de comer paseo por el Karl-Hausch-Weg. La ciudad está integradidismamente encajonada en la Naturaleza, entre bosques, la montaña y el entramado de ríos, riachuelos y arroyos que bajan de allí y rasgan a trazos la ciudad. Después vuelvo al centro. Es sábado de carnaval y orquestas y disfraces  toman la ciudad. Corre la cerveza.

Me organizo una excursión de domingo a los lagos de la Selva Negra, Schluchsee y Tirisee, a 1 hora en tren desde Freiburg. Vamos a caminar un poquito. El día hoy es fresco pero claro. Ya ha salido el sol.

Por la ventanilla del tren van pasando los bosques oscuros, túneles y pequeñas estaciones, todo todavía tozudamente nevado y en color sepia. Las estaciones de los pueblos tienen un algo viajero que me encandila. Tienen ecos de despedidas y de bienvenidas, de principios temerosos y de finales sin remedio, de miradas al futuro y de abandonos de pasado, de ilusiones y melancolías, de amplias sonrisas y hondas tristezas. En cualquier estación del año un viaje en tren es siempre, para mí, romántico, lánguido y aventurero. Me encanta en el más literal de los sentidos.

Llego a Schluchsee con la mañana bien despierta y paseo por la orilla del lago todavía en buena parte helado. Hace frió pero el paisaje es magnífico y lo estoy pasando bien. Llegó hasta la estación de Aha, un descanso y vuelvo a subirme al tren hasta Feldberg donde vuelvo a bajar y camino por un sendero en el bosque, a veces nevado y otras helado, hasta Titisee.

Y en Titisee me espera un sorpresa. Me encuentro en medio de una fantástica rúa de carnaval musical y enmascarado. Brujas, elfos y demonios desfilan, bailan y beben al son de las orquestas que les acompañan en un aquelarre festivo al que se le notan mimadas y autenticas  raíces legendarias y mitológicas. Magníficos disfraces y máscaras y ambiente de fiesta importante. Todo el pueblo participa orgulloso. Es su día y yo he tenido la suerte de pasar por aquí en el momento adecuado. Otra perla en mi viaje.

Ha sido, otra vez, un domingo inolvidable, como muchos días de este viaje, aunque me temo que algunos de esos momentos preciosos caerán desbordándose de mi memoria. El tiempo castiga con olvidos imperdonables. Veremos.

Show more
IMG_20190301_171411_297
Show more
IMG_20190301_173019_952
Show more
IMG_20190302_103631_251
Show more
IMG_20190302_103709_962-EFFECTS
Show more
IMG_20190302_112053_480
Show more
IMG_20190302_112343_655
Show more
IMG_20190302_102905_348
Show more
IMG_20190302_111957_811
Show more
IMG_20190302_112009_412
Show more
IMG_20190302_172329_979
Show more
IMG_20190302_122601_325
Show more
IMG_20190302_224616_775
Show more
IMG_20190302_124741_237
Show more
IMG_20190302_164559_831
Show more
IMG_20190302_155223_196
Show more
IMG_20190302_164712_436
Show more
IMG_20190302_145048_009
Show more
IMG_20190302_144102_979
Show more
IMG_20190302_151901_500
Show more
IMG_20190302_162828_925
Show more
IMG_20190302_165103_720
Show more
IMG_20190302_165700_451
Show more
IMG_20190302_165606_170
Show more
IMG_20190303_103333_745
Show more
IMG_20190303_103724_715
Show more
IMG_20190303_104910_486
Show more
IMG_20190303_110218_751
Show more
IMG_20190303_113308_553
Show more
IMG_20190303_121342_349
Show more
IMG_20190303_125404_465
Show more
IMG_20190303_132730_702
Show more
IMG_20190303_135509_595
Show more
IMG_20190303_140125_563
Show more
IMG_20190303_142639_483
Show more
IMG_20190303_142759_910
Show more
IMG_20190303_142812_840
Show more
IMG_20190303_142850_421
Show more
IMG_20190303_143006_110
Show more
IMG_20190303_144401_428