A MI GUSTO: Mis 10 metrópolis favoritas.

Mis 10 metrópolis favoritas en el Mundo

No siendo yo mucho de ciudades, sí hay que reconocer que hay algunas absolutamente alucinantes. Esta sería mi lista de las 10 mejores.

 

Show more
IMG_20180521_185213_621




A MI GUSTO: Los 10 mejores destinos en Oceanía.

Oceanía son nuestras antípodas, así que para escoger destino hay que afinar mucho…o pasarse aquí un año entero.

Cómo eso es complicado, ahí van mis propuestas:

No conozco Aukland. Dicen que es la mejor ciudad de Nueva Zelanda. De todas formas, puedo asegurar que las ciudades no son lo mejor de Nueva Zelanda, un país de Naturaleza pura sin ninguna historia urbana.

Show more
IMG_20190125_174027_978




Recomendaciones del mes. Diciembre 2.018. Australia: Tasmania y Sur.

EQUIPO.- Botas nuevas. Son Salomón Magnet Dalhia. Cambio de tercio, más deportivas y runeras, quizás menos aventureras. Vamos a probar. Las últimas han durado 9 meses y 30.000 km de camino. A ver estas cómo se portan.

Ramón me ha traído de casa unos Levi’s. Los echaba de menos.

ALOJAMIENTO.- Scapes Accommodation/Explorers Cottages, en la isla de Bruny. Los cottages son como para quedarse a vivir. En el Hotel Bruny, Adam William reparte juego entre varios alojamientos de la isla como un base de baloncesto.Y, la verdad, la clava.

También es un buen alojamiento, y curiosísimo, el Empire Hotel de Queenstown. Un hotel de los de antes, señorial, con escalera central, cuadros antiguos, grandes pasillos, espejos y lamparas enormes y moquetas y alfombras por todos lados. Cómo aquellos hoteles de montaña donde iba a veranear la burguesía catalana. Y con un restaurante muy bueno, del mismo estilo casposo y vetusto. Tremendo.

Un pelo más caro, pero también recomendable, es el The Grove, en George Town, un caserón tipo peli de miedo donde te llenan tanto la nevera de comida para desayunar que te da para las 3 comidas del día.

GASTRONOMIA.-  En Tasmania sí se come bien. Muy rebien.

En Hobart, en el puerto, ni pensar en perderse el Drunken Admiral, un restaurante de pescado con aire de taberna de pescadores, hiperdecorado como si fuera un museo naval y con un menú para chuparse los dedos. El plato de pescado a la piedra, con patatas fritas y ensalada, un placer. Caro, pero sin exageraciones. Por 40 euros cenas de maravilla. Allí cené en Nochebuena.

En Bruny, buenísimos rustidos al horno de ternera y cordero y vinos locales en el Bruny Island Premium Wines, y un salmón Atlántico y unos combinados de pescado tremebundos en el Hotel Bruny. Aquí, en el Hotel, se puede tomar una bebida local de frutas, especialmente manzanas, ligeramente alcohólica (6°), fermentada en barricas durante 12 meses que llaman “cidar”, una especie de cava muy gaseoso. Obligatorio probarlo. Bueno y refrescante. Recordando todas esas cosas se me está haciendo la boca agua. Pero es que también comí una ensalada templada de costillas de cordero buenísimas en el restaurante de Tarraleah, un fish&chips tremendo en el hotel de Queenstown, y un pan de ajo para chuparse los dedos en… Bueno, total, que en Tamania me he puesto ciego de comer.

Mención especial merece la escalopa de pollo napolitana del Hobart Hotel, para mí, la mejor del mundo. Por lo menos yo no recuerdo haberla comido nunca tan buena, y estamos hablando de mi plato preferido. Eso me trae a la memoria las mejores milanesas que he comido en casa particular: fue en casa de Gustavo Margaritte y Dolores Lasarte, durante una competición culinaria Argentina versus Cataluña. Lo conté en Argentina y Chile (14) Tandil. La Intercontinental. Salud amigos!

Y, encima, el vino de Tasmánia es (demasiado) bueno, especialmente el Pinot Noir.

Y en el Sur, en Sidney, no perderse el Rashays. Las mejores costillas de cordero de Australia. Barrio de Darling Harbour.

Por segundo mes consecutivo, y a pesar de la enorme competencia que había en Tasmánia, no tenemos más remedio que recomendar nuevamente, y felicitar efusivamente, a Nacho Rovira, un servidor. También este mes se ha ocupado de muchas de las comidas y cenas de las que han disfrutado en viaje, tanto el mismo mismamente, como su siempre desganado hijo. Pues no come nada el chaval! Cómo para llevarlo al restaurante y dejarle la tarjeta…

INTERNET.- skyscanner.com Para mi, el mejor portal para vuelos.

TRANSPORTE.- El coche que alquilamos con Ramón y que nos llevó a dar la vuelta a Tasmània. Lo alquilamos en Hertz. Cumplió.

Fantástico sistema de skybus en Melbourne. Pura eficacia.

CIUDAD/PUEBLO.Bruny Island. Un lugar curioso, una salvaje maravilla natural con un clima variable, deshabrido y malhumorado. Es una isla del tamaño de Singapur. Allí, en Singapur viven 7 millones de personas y aquí, en Bruny, hay 700 residentes, así que hay más wallabis que habitantes. No es un lugar para tener vida social. Todo Tasmánia es una maravilla, pero este pedacito tiene una magia especial.

Y Bicheno, en la Costa Este. También muy, muy especial.

TREKK.- Muchos este mes.

Fluted Cape es una caminata corta, de 2 horas, pero es absolutamente sublime. El sendero no tiene ninguna protección  así que hay que ir con mucho ojo en no asomarse demasiado. Aquí, un resbalón es el final. Recuerda los caminos de ronda de algunos puntos de la Costa Brava. Paisaje salvaje y vertiginoso. Es circular, pero aconsejo hacerla en el sentido de costa a bosque. Es la dirección más dura, con mayor desnivel de ascensión.

Todavía mas espectacular y, desde luego, más difícil, la ascensión al Cradle Mountain. Sin duda, una de mis montañas favoritas en el mundo.

Y, por último, Walls of Jerusalem, un magnifico trekk de 4 dias. Organizó el trekk la empresa Trektasmania/Trektours Australia. Muy bien.

MENCION ESPECIAL.- Pues Ramón, claro. Otra vez lo hemos pasado genial.

Show more
IMG_20181210_135418_231
Show more
IMG_20181202_142202_884
Show more
IMG-20181204-WA0005
Show more
IMG_20181205_204427_242
Show more
IMG_20181208_131655_455
Show more
IMG_20181129_180517_234
Show more
IMG_20181203_145622_893
Show more
IMG_20181203_143747_816
Show more
IMG_20181203_145638_868
Show more
IMG_20181205_205002_725
Show more
IMG_20181204_200510_921
Show more
IMG_20181205_204809_792
Show more
IMG_20181218_123307_736
Show more
IMG_20181130_121234_038
Show more
IMG_20181230_130257_728
Show more
IMG_20181202_220849_643
Show more
IMG_20181208_114605_480
Show more
IMG_20181208_205609_988
Show more
IMG_20181204_183214_060
Show more
IMG_20181202_153524_078
Show more
IMG_20181202_153543_629
Show more
IMG_20181202_112959_403
Show more
IMG_20181221_180018_848
Show more
IMG_20181221_172101_458
Show more
IMG_20181220_142744_233
Show more
IMG_20181203_123007_289
Show more
IMG_20181203_123807_073
Show more
IMG_20181203_131635_246
Show more
IMG_20181207_124034_388
Show more
IMG_20181207_151158_879
Show more
IMG_20181212_132959_903
Show more
IMG_20181213_170504_049
Show more
IMG_20181212_141404_475
Show more
IMG_20181214_133811_438
Show more
IMG_20181201_135537_387
Show more
IMG_20181205_205114_564
Show more
IMG_20181205_141109_032
Show more
IMG_20181201_140512_027
Show more
IMG-20181209-WA0051




Australia (12) Melbourne-Sidney. Arma letal.

Me queda una semana en Australia, así que le voy a dar candela. Voy a conocer Melbourne y Sidney, las dos metrópolis más grandes del país. Cuatro aviones y un montón de kilómetros urbanos en 7 días. A la vuelta de la esquina está Nueva Zelanda pero, ahora, últimas bocanadas de aire australiano.

Melbourne es una ciudad pasto de los turistas. Un eficiente sistema de transporte en bus y tranvía reparte con precisión quirúrgica a los miles de visitantes que aterrizan aquí cada día. El tránsito es limitadisimo y, en cambio, las aceras del centro histórico, comercial y financiero están absolutamente abarrotadas. En el área metropolitana viven 4 millones de personas pero en el centro no vive nadie. Unas 75.000 personas, dicen. No me extraña.

Recorro, ya la primera tarde, todo el centro. La catedral, el río Yarra, Federación Square, la estación de Flinders… Rascacielos impresionantes, puentes preciosos, estadios ultramodernos, arte urbano, músicos callejeros…

Dedico toda la mañana siguiente al Queens Victoria Gardens, Jardín Botánico y South Melbourne, un trekk urbano de 3 horas. Y por la tarde, la otra ribera, hasta China Town, Victoria street y vuelta a callejear de arriba para abajo. Otras 3 horas. Todo muy chulo pero…

Es que a mí las ciudades…como que no, que lo mío es la Naturaleza y la gente en masa me da un poco de grima. Turísteo, consumismo a tope, atracones de comida, niños llorones y atracciones artificiales.

Y esta ciudad es de las bonitas y cuidadas, dicen que una de las mejores del planeta para vivir. Alto nivel de vida, poca contaminación, clima tropical…

Reconozco que el Skyline de Melbourne es de apoteosis urbana. A la altura de Tokio diria. Es una ciudad que te puede dar tortícolis de tanto mirar para arriba. Tiene también un Barrio Chino curioso que parece en lucha de supervivencia intentando evitar que no le engulla Occidente. O quizás al contrario, haciéndose un hueco para orientalizar a los australianos. Lo tiene complicado porque esta es una urbe capitalista y pija. El Queens Victoria Gárdens es agradable y tranquilo y también he disfrutado recorriéndolo. Y las callejuelas llenas de grafittis son curiosas, sí, pero…

En Melbourne hay mucha gente joven. Aquí hay mucho trabajo y los salarios son buenos, aunque hay cada chaval disfrazado vendiendo chorradas en la calle para ganarse la vida que, si lo viera su abuelita, tendría un disgusto. Esos chicos y chicas que se tirán a viajar sin tener ni formación ni talento alguno me dan penilla.

Último día completo en Melbourne. Por la mañana temprano, me paseo por el enorme e impoluto Queens Victoria Market. Lo que no encuentres aquí es difícil que exista en Australia. El resto de la mañana lo ocupo en hacer una inmersión cultural y visito el Ian Potter Centre y la laberíntica National Gallery of Victoria. Aunque lo cultural no es lo mío, disfruto con las visitas. Melbourne, entre sus museos gratuitos y el arte urbano que rezuma en sus calles es, para los culturitas, una verdadera gozada. Cómo he sido un niño bueno y aplicado, me regaló una caja de 3 piezas de pollo y patatas fritas del Kentucky Fried Chicken. Hoy no cocino. Un poco de comida basura hace bien al alma. Y por la tarde me cojo un tren y me voy a Brighton Beach a ver las icònicas “bathing boxes”, unas casitas de madera con cocina en la playa que la gente se da de bofetadas por alquilar para pasar un día a la bartola y hacer el picnic playero.

Total, lo dicho, Melbourne es, para mí, una ciudad bonita pero sin ningún sabor especial. Una ciudad como miles de ciudades del Mundo que no se libra de malos olores, homeless, multitudes, colas, etc, etc, y cuyo mayor atractivo para la mayoría de la gente son, ni más ni menos, los centros comerciales, bares y restaurantes, al igual que ocurre en todas las ciudades del mundo. Y es que el género humano está fatal.

Y ya está. Ahora a ver qué se cuece en Sidney. Tengo un fin de semana para conocerla.

En el control de seguridad del aeropuerto descubren, y me confiscan, mi cortauñas. Supongo han intuido que eso, en mis manos, es un arma letal, máxime cuando tiene anexo un cuchillo de grandes proporciones, casi las mismas que mi dedo meñique. Tengo respeto por el personal de seguridad y aduanas, pero la ley tiene una letra y un espíritu. No permitir entrar un cortauñas en un avión es, simplemente, una tontería.

Nada más llegar a Sidney, ya las 4 de la tarde, me voy a ver Bondi Beach, una de las playas más famosas del mundo, y paseo al atardecer por el Coastal Walk pasando de playa en playa viendo las olas surferas romper contra los acantilados y la arena. El día no da para más. Llego al hostel ya anocheciendo.

El domingo en Sidney resulta un palizón. Esto sí es una metrópolis como un piano. Más vetusta y mazacote, mucho más grandiosa que Melbourne y aquí sí hay sabor. Es una ciudad que siempre estará entre las 10 más interesantes del Mundo. Si Melbourne es un bomboncito de diseño, Sidney es un polvorón gigante.

Empiezo por la catedral de Sta. Maria, sigo por el Hyde Park, una isla verde rodeada de rascacielos por todas partes, Chinatown, el Ayuntamiento, el Queen Victoria Building… Hace calor y las calles, invadidas por turistas, huelen a crema solar. Paro en el Darling Harbour para comer. Hoy es domingo, fiesta de guardar, y me homenajeó con unas costillas de cordero rostidas que me hacen recordar una de mis comidas favoritas de Barcelona: el cordero al horno del Mesón de Aranda. La clavó. Gol por toda la escuadra. Un disfrute.

Y sigo. Me subo al Harbour Bridge, desde donde se ven las mejores vistas del edificio de la Opera, paseo por The Rocks, el barrio europeo lleno de mercadillos y terrazas y me zambulló en la masa que recorre los alrededores del Ópera House. Un agobio. Increíble la cantidad de gente que llega a haber. Deshidratado, vuelvo a The Rocks y me tomo una caña en un pub. Dicen que a los australianos les va mucho el deporte. Verdad, pero más le van los pubs.

Ya no me aguanto de pie, así que enfiló los jardines botánicos y en una hora más me planto en el hostel. Mal barrio, por cierto. Bajo un puente, una encantadora niña rubita veinteañera se está metiendo un pico ayudada por un macarra con la peor de las pintas. Me meto en la ducha de cabeza.

Hoy me apetece comida asiatica y ceno una sopa vitnamita de fideos y pollo. No hay como la condimentacion asiática. Intento reorganizarme, está semana está resultando vertiginosa. Me va a faltar un día aquí porque no podré ir a trekear en las Blue Mountains, a sólo 2 horas de Sidney. Dicen que es un lugar espectacular para los amantes de las montañas, pero no llego a todo.

El dia 31, Sidney es un hervidero de gente. Hay una macrofiesta de Fin de Año en los jardines botánicos y muchas calles están cortadas. Es la primera gran ciudad del Mundo en saludar el año nuevo y lo celebran a lo grande. Ellos, nosotros, estaremos en el 2.019 diez horas antes que en Europa. Me voy prontito al aeropuerto. En este tipo de días los imprevistos son habituales.

Mi avión sale, con retraso por un temporal veraniego, a las 20 horas, de vuelta hacia Melbourne. Esta noche, última en Australia y noche de Fin de Año, la paso en el aeropuerto de esa ciudad en tránsito hacia Queenstown, Nueva Zelanda. Nuevo año, nuevo país. Australia ya es historia. Una magnífica historia.

Show more
IMG_20181226_155951_559
Show more
IMG_20181226_153655_423
Show more
IMG_20181227_161827_962
Show more
IMG_20181227_170549_105
Show more
IMG_20181226_162023_440
Show more
IMG_20181226_162434_871
Show more
IMG_20181228_112904_897
Show more
IMG_20181227_175540_775
Show more
IMG_20181227_121632_114
Show more
IMG_20181227_103400_068
Show more
IMG_20181227_161457_200
Show more
IMG_20181227_171846_126
Show more
IMG_20181227_175040_413
Show more
IMG_20181227_165043_614
Show more
IMG_20181228_120959_973
Show more
IMG_20181228_123521_914
Show more
IMG_20181228_113753_122
Show more
IMG_20181228_170227_654
Show more
IMG_20181228_171312_210
Show more
IMG_20181228_171340_851
Show more
IMG_20181229_173342_860
Show more
IMG_20181229_174852_216
Show more
IMG_20181229_180408_523
Show more
IMG_20181229_180613_642
Show more
IMG_20181229_184818_267-01
Show more
IMG_20181230_094428_739
Show more
IMG_20181230_095534_346
Show more
IMG_20181230_102236_277
Show more
IMG_20181230_102844_057
Show more
IMG_20181230_114052_474
Show more
IMG_20181230_124047_817
Show more
IMG_20181230_141155_081
Show more
IMG_20181231_141150_154
Show more
IMG_20181230_150829_540
Show more
IMG_20181230_151207_523
Show more
IMG_20181230_160305_199
Show more
IMG_20181230_171856_032
Show more
IMG_20181230_172022_691
Show more
IMG_20181230_195716_677