Entre paréntesis. Salud, viajero.

Vaya por delante todo mi cariño y respeto a los médicos, enfermeros y farmacéuticos que nos aguantan en nuestras peores horas, inasequibles al desaliento, y que sufren como los que más este sistema de mierda en el que vivimos con recortes presupuestarios, incomprensión y un considerable stress. Pero como en viaje no siempre los tenemos a mano, espero que me perdonen que de, sin formación para ello, unos consejillos “pseudomédicos” para viajeros.

La norma básica para mantener la salud en viaje es utilizar el sentido común, pero como ese es el menos común de los sentidos, ahí van algunos de los trucos y normas que yo sigo para mantener, más o menos, la salud en viaje :

1.- La Coca-Cola es el mejor preservativo para el estómago. Limpia cañerías y aporta azúcar. Seguro que tiene efectos secundarios. ¿Y qué medicina no los tiene?

2.- Para picadas yo apuesto por el Azarón. Es efectivo y el tubito es pequeño, no pesa y no ocupa espacio, por lo que siempre puedes llevarlo a mano. Siempre a mano.

3.- Los repelentes de mosquitos no los utilices como colonia. Eso sí es malo para la piel. Lee el prospecto. Solo en caso de verdadera necesidad, no “por si acaso”

4.- Para evitar humedades en los pies que provocan llagas y hongos, nada como los polvos de talco en botas y calcetines. Básico, igualmente, unas chanclas para las duchas. Y si no quieres que se te autolesionen hasta el suicidio por harakiri, córtate las uñas de los pies hombre!

5.- Para golpes y dolores musculares, el bàlsamo de tigre es infalible. Da más calor que una manta eléctrica. Si, seguro que también es tremendamente agresiva para la piel.

6.- En viaje se come sencillo y ligero. Si algo te da aprensión no lo comas. Eso de probarlo todo es un peligro. Nada de atracones de “eso” que está tan bueno. Tu estómago no está acostumbrado. Las pruebas, en muy pequeñas dosis. Nada crudo o poco hecho. Lo mejor es comida sana, sencilla y equilibrada. Ojo con lo que lleva huevo. Y lávate a menudo las manos. Muchos virus te los pasas tú mismo.

7.- Si quieres evitar costipados y gripes de los que estropean un viaje, nada de subir a transportes en manga y pantalón cortos y dejar el equipaje en bodega. Lleva siempre un jersey o algo de abrigo. Me agradecerás el consejo. Los aires acondicionados de trenes, aviones y autobuses son criminales. La fruta y verdura con vitamina C también ayuda (naranjas o mandarinas, kiwi, piña, pimiento rojo, tomate…)

8.- A los mosquitos les encantan las colonias y perfumes. Tú mismo/a. Y una curiosidad: a los camellos también. Puede no ser agradable que un camello se enamore de ti…

9.- Ojo con el estreñimiento. Alimentos que lo producen: comida basura, refritos y empanados, plátano, azúcares (en esto la coca cola no ayuda), galletas…Lo que si ayuda: fibras de avena y trigo, arroz, vegetales crudos, miel, ciruelas secas, agua, más agua y mucho ejercicio físico. Y el tema pasa por la teoría de los movimientos reflejos de Paulov. Búscala en Google. Se trata de tener un rito, un sistema, una costumbre. Cada día haces lo.mismo, a la misma hora, después de hacer determinadas cosas y el cuerpo aprende. Funciona. Es disciplina. En realidad eso el cuerpo lo hace solito muchas veces. No te has dado cuenta que, al llegar a casa haces siempre lo mismo? Es un movimiento reflejo. Si cada vez que entras por la puerta de tu casa te comes una tostada con mermelada, en una semana, al abrir esa puerta salivarás automáticamente. Mi cuerpo y yo, como vamos juntos a todos lados, tenemos las normas muy claras. Y eso que vivimos en un jet lag casi permanente, lo cual complica un poco el asunto.

10.- Un remedio casi infalible para evitar golpes y fracturas: Mira por donde pisas, coño! Hay que estar alerta y poner los 5 sentidos en el viaje.  Eso de ír por la vida tralarí, tralará, entusiasmado con las vistas y charlando con el de al lado o haciendo tonterías para impresionar a la vecina/o es mortal de necesidad. Y no te digo ir mirando el puto teléfono. Y las prisas, para cuando vuelvas al trabajo.

¡Y con eso y un bizcocho…a viajar que es sano!

P.D.  Sobre sexo… Ya he escrito en otros capítulos lo que pienso del turismo sexual. Y en cuanto al ocasional “de gratis” ya sois mayorcitos para saber qué y cómo hacer. ¡Digo yo!

Show more
IMG_20190122_161944_255




Consejos viajeros. Educación.

Consejo de viajero:

Educación.

Voy a decir algo que parece una perogrullada, y podría decirse igual como Consejo de humano que como Consejo de viajero. Aunque no lo parezca, es importante. En general, cuando entres a cualquier lugar, y a cualquier hora del día, pero especialmente cuando por la mañana entras en la cocina o, al levantarte te encuentras con alguien, di: “Buenos días!”. No duele. Si, en un alarde de “trempera matiner”a del alma, acompañas la frase con una sonrisa, entonces ya es para nota y el cosmos incluso podría regalarte un amigo.

Aunque no sea para toda la vida. A que es una obvie dad? Pues parece mentira pero hay muchísima gente que no lo hace. Se podría llegar a pensar que cobran por usar ese par de palabritas y, en cambio, están tiradas de precio, alimentan el espíritu propio y ajeno y abren puertas a las relaciones.

Si lo haces, cuando te vuelvas a encontrar con esas personas, a veces, te saludarán e incluso entablarán conversación contigo. Sí, ya se aquello de “ Es que yo hasta que no me tomo un café no soy persona”. Ya. Las primeras horas de la mañana a veces son complicadas y algunos necesitan un rodaje para funcionar a un rendimiento normal sin que le piquen las bielas, pero te diré una cosa: que te acabes de levantar significa que estás vivo. Es una muy buena noticia. La mejor. (Australia y 15)




Consejos viajeros. Mochila. Equipaje. Desierto

Consejo de viajero. Aunque ya en otro artículo (Senegal 2) he aconsejado lo que debe incluir una mochila viajera, déjame recalcar un par de cositas para lugares desérticos como Alice Springs.

No se puede viajar al desierto despreocupado y sin pensar en cosas básicas que traer. Eso es jugarte el pellejo. Sobre todo, no te puedes olvidar un sombrero o gorra, gafas de sol, crema solar, mochila pequeña auxiliar y  buen calzado. Desde luego, agua, a porrillo, y eso condiciona mucho, por el peso a llevar, las distancias de los trekks.

Puedes contar, mínimo, 1 litro de agua por cada 2 horas/8 km. Calcula con prudencia las distancias que realmente puedes recorrer en el desierto. Una hora en el desierto son 2 en condiciones normales, y 10 Km, son 15 o 20. En realidad, del mediodía a las 5 de la tarde mucho mejor no caminar. Mucho, pero que mucho mejor.

También tienes que recordar que las diferencias de temperaturas máximas y mínimas aquí son muy bestias. Frío por la noche (menos de 10°) y calor por el día (40°) lo más normalito), así que hay que traer algo de abrigo. Lo mejor, ropa interior térmica.

Australia (5).




Consejos viajeros. Mochila. Ahorro en viaje.

Consejo de viajero.

Un par de ideas:

1.- El agua, del grifo. En la mayoría de países, en restaurantes y alojamientos hay agua potable a tu disposición. Si vas de agua mineral, al cabo del mes te dejas el riñón que pretendes cuidar.

2.- Aminities y otras gratuidades. Hay un montón de cosas que los hospedajes ponen a disposición de los clientes, desde jabón, dentífrico y champú, hasta bolsitas de café, te o mermelada. Además, la gente, cuando se va, deja para los que vengan detrás productos sobrantes que no quieren cargar como pasta, sal, pimienta, aceite, arroz…. Una buena gestión de todo esto te hace ahorrar un montón de billetes. Yo, por lo bajo, calculo solo con estas 2 cositas hasta 300 euros al mes. Cómo lo oyes.

Y también ahorras peso en la mochila porque si has de llevar un botellin de todo vas dado. Mínimo 1 kg de más.

Consejo adicional para viajeros mochileros: Por si en la ducha no hay gel, trae contigo una botellita de plástico de una dosis para rellenar con el expendedor de jabón de manos.




Consejos viajeros. Mochila. Equipaje y orden

Consejo de viajero. El orden es básico en un viaje. Cada cosa debe tener su lugar en la mochila y bolsillos, lo que te ahorra un montón de tiempo en encontrarlas cuando las necesitas. Y te aseguro que, en viaje, muchas veces, las cosas las necesitas para YA. Y, cuando necesitas algo, abres cremallera, lo cojes, cierras cremallera y lo usas. Cuando has acabado, otra vez: abres cremallera, lo guardas, siempre en su sitio, y cierras cremallera. Disciplina viajera. Nada de saltarse uno de esos pasos porque “es un momento”. Así lo vas perdiendo todo. Cada cosa tiene su compartimento y cada tipo de cosas del compartimento deben ir en bolsas y bolsitas de plástico con cierre: medicinas, higiene, aparatos, tabaco. Cuánta más subdivisión mejor, tipo muñecas rusas.

Un viajero encuentra lo que busca de inmediato y nunca pierde nada (tocó madera). Ni un bolígrafo. Si pierdes el teléfono, o el pasaporte, o el dinero, todo se complica exponencialmente. Orden y concierto. En viaje hay que hacer todo conscientemente. Nada de poner el piloto automàtico y hacer las cosas mecánicamente. El año anterior a cuando estuve en el Cañón del Colca, en Perú, un chaval se mató porque se le resbaló la botella de agua e, instintivamente, hizo el gesto de intentar cogerla. Perdió el equilibrio y se fué barranco abajo. Poca broma. Japón (3)




Consejos viajeros. Mochila. Equipaje

Consejo de viajero. Nunca he escrito al detalle lo que para mi debe haber, como máximo y como mínimo, en una mochila viajera de verdad.

Primero decir que, para que sea cómoda de llevar, de organizar y de controlar, tu mochila no debe pesar mas de 7/9 Kilos. ¿Quieres más? Pues más. Tu, tu espalda y tus riñones sois los que la tienen que llevar, a veces kilómetros y kilómetros y durante semanas y meses.

Cada maestrillo tiene su librillo y cada viajero sus manías, pero para un viaje largo, de 2 meses en adelante, los 7/9 Kg de mi mochila me permiten llevar, de abajo arriba, porque cada cosa tiene su lugar para todo el viaje:
1.- Ropa de baño: 1 toalla o pareo y 1 traje de baño.
2.- Ropa térmica: 1 camiseta y 1 calzoncillos largos. 1 pantalón de agua
3.- 1 pashmina (sí, no pongáis esa cara, una bufanda de esas grandes que te sirve de bufanda, de capa, de manta y de lo que se te ocurra para abrigarte) y un polar.
4.- 2/3 calzoncillos y 2/3 pares de calcetines
5.- 2 pantalones. (los más prácticos, los tejanos). Un pantalón corto.
6- 2 camisetas técnicas, otra camiseta de algodón y 2 camisas (North Face, por ejemplo, si te llega el presupuesto)
7.- Botiquín básico: Nolotil, Ibuprofeno, Paracetamol, Almax/Tiritas, Cristalmida, vendas/Fungicida, Relec, Azarón, crema muscular.
8.- Neceser básico: Desodorante (los perfumados les encantan a los mosquitos), crema solar (50), pastilla de jabón, peine-cepillo, tapones oídos, toallitas higiénicas, cepillo y pasta de dientes. Todo en formato pequeño (menos de 100 ml).
9.- Complementos: bolígrafo, teléfono móvil/cámara, cargador de batería, gafas de sol, gafas de lectura, linterna de frente. Una mochila o bandolera pequeña. Navaja multiusos y palo de trekking son una molestia. Sobre todo en vuelos internos interesa tener una mochila que no tengas que embarcar. Se ahorra mucho tiempo y dinero.
Además de eso, 1 paravents y lo puesto.

Y con eso y un bizcocho puedes viajar a la Luna. Senegal (2)