Entre paréntesis. Salud, viajero.

Vaya por delante todo mi cariño y respeto a los médicos, enfermeros y farmacéuticos que nos aguantan en nuestras peores horas, inasequibles al desaliento, y que sufren como los que más este sistema de mierda en el que vivimos con recortes presupuestarios, incomprensión y un considerable stress. Pero como en viaje no siempre los tenemos a mano, espero que me perdonen que de, sin formación para ello, unos consejillos “pseudomédicos” para viajeros.

La norma básica para mantener la salud en viaje es utilizar el sentido común, pero como ese es el menos común de los sentidos, ahí van algunos de los trucos y normas que yo sigo para mantener, más o menos, la salud en viaje :

1.- La Coca-Cola es el mejor preservativo para el estómago. Limpia cañerías y aporta azúcar. Seguro que tiene efectos secundarios. ¿Y qué medicina no los tiene?

2.- Para picadas yo apuesto por el Azarón. Es efectivo y el tubito es pequeño, no pesa y no ocupa espacio, por lo que siempre puedes llevarlo a mano. Siempre a mano.

3.- Los repelentes de mosquitos no los utilices como colonia. Eso sí es malo para la piel. Lee el prospecto. Solo en caso de verdadera necesidad, no “por si acaso”

4.- Para evitar humedades en los pies que provocan llagas y hongos, nada como los polvos de talco en botas y calcetines. Básico, igualmente, unas chanclas para las duchas. Y si no quieres que se te autolesionen hasta el suicidio por harakiri, córtate las uñas de los pies hombre!

5.- Para golpes y dolores musculares, el bàlsamo de tigre es infalible. Da más calor que una manta eléctrica. Si, seguro que también es tremendamente agresiva para la piel.

6.- En viaje se come sencillo y ligero. Si algo te da aprensión no lo comas. Eso de probarlo todo es un peligro. Nada de atracones de “eso” que está tan bueno. Tu estómago no está acostumbrado. Las pruebas, en muy pequeñas dosis. Nada crudo o poco hecho. Lo mejor es comida sana, sencilla y equilibrada. Ojo con lo que lleva huevo. Y lávate a menudo las manos. Muchos virus te los pasas tú mismo.

7.- Si quieres evitar costipados y gripes de los que estropean un viaje, nada de subir a transportes en manga y pantalón cortos y dejar el equipaje en bodega. Lleva siempre un jersey o algo de abrigo. Me agradecerás el consejo. Los aires acondicionados de trenes, aviones y autobuses son criminales. La fruta y verdura con vitamina C también ayuda (naranjas o mandarinas, kiwi, piña, pimiento rojo, tomate…)

8.- A los mosquitos les encantan las colonias y perfumes. Tú mismo/a. Y una curiosidad: a los camellos también. Puede no ser agradable que un camello se enamore de ti…

9.- Ojo con el estreñimiento. Alimentos que lo producen: comida basura, refritos y empanados, plátano, azúcares (en esto la coca cola no ayuda), galletas…Lo que si ayuda: fibras de avena y trigo, arroz, vegetales crudos, miel, ciruelas secas, agua, más agua y mucho ejercicio físico. Y el tema pasa por la teoría de los movimientos reflejos de Paulov. Búscala en Google. Se trata de tener un rito, un sistema, una costumbre. Cada día haces lo.mismo, a la misma hora, después de hacer determinadas cosas y el cuerpo aprende. Funciona. Es disciplina. En realidad eso el cuerpo lo hace solito muchas veces. No te has dado cuenta que, al llegar a casa haces siempre lo mismo? Es un movimiento reflejo. Si cada vez que entras por la puerta de tu casa te comes una tostada con mermelada, en una semana, al abrir esa puerta salivarás automáticamente. Mi cuerpo y yo, como vamos juntos a todos lados, tenemos las normas muy claras. Y eso que vivimos en un jet lag casi permanente, lo cual complica un poco el asunto.

10.- Un remedio casi infalible para evitar golpes y fracturas: Mira por donde pisas, coño! Hay que estar alerta y poner los 5 sentidos en el viaje.  Eso de ír por la vida tralarí, tralará, entusiasmado con las vistas y charlando con el de al lado o haciendo tonterías para impresionar a la vecina/o es mortal de necesidad. Y no te digo ir mirando el puto teléfono. Y las prisas, para cuando vuelvas al trabajo.

¡Y con eso y un bizcocho…a viajar que es sano!

P.D.  Sobre sexo… Ya he escrito en otros capítulos lo que pienso del turismo sexual. Y en cuanto al ocasional “de gratis” ya sois mayorcitos para saber qué y cómo hacer. ¡Digo yo!

Show more
IMG_20190122_161944_255




Nueva Zelanda (y 9) Cerrando el círculo. Christchurch – Mt Cook – Queenstown. Un percance nocturno.

En realidad,  y aunque todavía tardaré en llegar, hoy empiezo a volver a casa. Allí, entro en boxes para que me arreglen un poquito, veo a mi gente, descanso un poco,  pasaporte nuevo y otra vez al tajo. Voy cerrando el círculo, pero, mientras tanto, seguimos…

Christchurch es de las ciudades más tranquilas del Mundo, y también de las más aburridas. En febrero del 2.011, fue destruida por un terremoto de 6,3 grados de magnitud. Aquí esto pasa cada 2 por 3. En septiembre pasado tuvieron otro de casi 7 grados en medio del mar. Espero que lo que aquí noto no sea la tensa calma que precede a la tempestad. “Madrecita que me quedé como estoy”. 

Pues eso, que aquí puedes ir a un par de museos, tomar algo en Regent Street, ver la fachada de la catedral destrozada por el terremoto, caminar por el Jardin Botánico o el Bridge Path Walk, pero poco más. Ideal para descansar. La ventaja de un viaje largo es que te puedes permitir “perder” el tiempo en algún lugar sin ningún tipo de ansiedad o remordimiento. Yo les llamo días de “pausa”. Mi mayor distracción aquí, y casi la más frenética de mis actividades, ha sido sentarme en un banquito a la orilla  del río, en el Jardín Botánico de la ciudad, y contemplar como los patos toman el lunch metiendo medio cuerpo en el agua, casi en vertical, y enseñando el culo al cielo.

Hay, eso sí, a 15 min en bus del centro, un barrio surfero con una enooooorme playa de largas olas y cielos preciosos. Es el New Brighton Pier. El “pier” (muelle) en cuestión, es una curiosa plataforma que se introduce en el mar como un puente inacabado donde la gente pesca, observa a los surfistas y toma fotos. Original.

Yo, mientras tanto, sigo de cocinitas haciéndome pantagruelícos banquetes para ponerme gordo y fuertote. Hoy, para comer, me sentía nostálgico de Asia y me he he hecho un arroz picantito con verduras y, para cenar, unos filetes de pescado fritos con mantequilla con acompañamiento de tomate, cebolla y guisantes. Muy bueno. Pronto seré ya un niño grande.

Mañana otra vez a la carretera. Me voy a Mount Cook. Solo tengo una noche, dos medios días, para hacer un par de trekks chulos allí. Llegaré a las 13 horas y me iré pasado mañana a las 14.30. Me he de despertar a las 5.30 de la madrugada…y me toca el gordo.

Cuando voy a dormir, en la litera de arriba me encuentro un tipo obeso roncando. Pero no roncando “normal”. No roncando suavito en plan algo más que un arrullo en do mayor o un ronroneo de chucho satisfecho dentro de unos límites de polución auditiva tolerable. No. El cabronazo truena como en la peor de las tempestades, resopla como si Eolo hubiera cogido un cabreo de los que hacen época y cambian el curso de la Historia, escupe como.un volcán en erupción y todo su corpachón se menea como si en su interior hubiera un movimiento sísmico. Gruñe y grita como un pobre cerdo despavorido en el matadero y, de pronto, cambia de registro a un gorgoteo de ave degollada regurgitando la sangre que le obtura la respiración. Es la reproducción sonora de una verdadera carnicería salvaje y sanguinaria, de un cataclismo, de un Argamegon. Me pongo tapones en los oídos pero eso no se arregla ni con chapas de acero. Le gritó que se calle, le doy con un zapato en los hierros de la cama , le intento mover de posición y nada. Ha entrado en una especie de trance apocalíptico sin salida ni solución. Os diréis que exagero. No es verdad. Ese tipo no me extrañaría que tuviese un problema de posesión demoníaca.

A la media hora, desesperado, para no estrangularle me cojo el edredón y me largo al salón. Tres o cuatro horitas en un sofá he dormido. Naturalmente, me pasó el viaje en bus sobando como una marmota. Que agotamiento.

Llego a Mount Cook. El lugar es bonito. Zona de lagos, montañas y glaciares. El lago y el glaciar Mueller, el Lago Tasman, el Hooker Valley y su rio, el monte Cook… Hago el Hoocker Valley Track nada más llegar y al día siguiente el Sealy Tarns… Lo dicho, bonito, pero nada más. Naturaleza superviviente y magnifica. Pero demasiada gente para mí gusto. Y los glaciares…los glaciares dan pena. Hay algún lugar en el que se ve claramente que ya sólo queda el cauce. El glaciar ha desaparecido. Ha muerto. Nosotros damos pena. Cómo no pongamos remedio urgente a todo esto…

Vuelvo ya a Queenstown. Circulo completo. Me queda un día para poner orden a todo y vuelvo a Australia de camino a casa. Ahora sí me como una hamburguesa en Fergburguer. Aunque ese tipo de comidas no me van mucho, hay que reconocerle el mérito, desde luego. Muy buena.

Llegué aquí hace 39 días y he recorrido buena parte de este maravilloso país disfrutando de una Naturaleza grandiosa y cuidada con mimo. Ojalá les dure porque, al fin y al cabo, este es un planeta pequeño, y las barbaridades que se están haciendo a nivel global ya amenazan malos tiempos. Tengo un poco de tristeza. Nueva Zelanda ha entrado ya, sin ninguna duda, en mi lista de países favoritos del Mundo, aunque la última impresión que me llevo no es buena. Queenstown está abarrotado de gente.

Es el Año Nuevo Chino. Primero fueron los rusos, y ahora le toca el turno a China. En los últimos 2 años escasos, la Perestroika amarilla ha abierto las compuertas por donde se desparrama en el Mundo un fenómeno de neo-turismo que ofrece a los tour-operadores un nicho de mercado de 1.200 millones de personas sobre el que se han volcado con voracidad.

Donde lleva eso no lo sé, pero… ni la actitud de la oferta ni la de la de la demanda me parece de lo más edificante. Muy poca ecología, mucho consumismo febril, cultura muy embotellada… mucha comida basura, mucho tour “safari”, mucha atracción de feria…

En el mundo todo está como muy mezclado y agitado, perdiendo originalidad, calidad, naturalidad y personalidad. Como comerte en Bangkok una pizza de sushi y pollo frito con comino y coriandro acompañada de CocaCola, servida en el bufete de un restaurante chino y cocinada por un chef marroquí. Y, además, deglutida a toda prisa, sin quitarte el sombrero mejicano, para no perderte el show de flamenco que has reservado para dentro de 15 minutos en el templo budista de la esquina. Y, ojo, que ya van viniendo los indios. Otros 1.200 millones.

En fin, dejo ya Nueva Zelanda. Magnifico país, si señor. Y de vuelta a Australia. Avión a Melbourne, duermo en el aeropuerto y, de mañanita, a Cairns. Voy a conocer la Gran Barrera de Coral australiana. El Este que me faltaba. De ahí, a Europa.

Show more
IMG_20190205_104504_890
Show more
IMG_20190205_115606_678
Show more
IMG_20190205_120122_066
Show more
IMG_20190205_122412_759
Show more
IMG_20190205_155424_327
Show more
IMG_20190205_153929_880
Show more
IMG_20190205_165521_329
Show more
IMG_20190205_170210_767
Show more
IMG_20190205_170913_676
Show more
IMG_20190205_165540_637
Show more
IMG_20190205_135123_404
Show more
IMG_20190205_195553_313
Show more
IMG_20190207_132120_519
Show more
IMG_20190207_134725_263
Show more
IMG_20190207_134231_315
Show more
IMG_20190207_135445_460
Show more
IMG_20190207_141310_145
Show more
IMG_20190207_141635_391
Show more
IMG_20190207_143444_142
Show more
IMG_20190207_144013_339
Show more
IMG_20190207_144902_884
Show more
IMG_20190207_144729_299
Show more
IMG_20190207_150851_911
Show more
IMG_20190207_151027_958
Show more
IMG_20190207_152619_889
Show more
IMG_20190207_155221_648
Show more
IMG_20190207_160638_237
Show more
IMG_20190208_092315_094
Show more
IMG_20190208_100723_520
Show more
IMG_20190208_103736_045
Show more
IMG_20190208_110029_523
Show more
IMG_20190208_110311_550
Show more
IMG_20190209_174154_155
Show more
IMG_20190209_154711_424
Show more
IMG_20190209_173049_398
Show more
IMG_20190209_172729_452
Show more
IMG_20190209_173630_607
Show more
IMG_20190209_174143_395
Show more
IMG_20190209_175128_476




Nueva Zelanda (6) Isla Norte. Te Ika-A-Māui. Wellington.

Dos horas de autobús más 3 y media en un Titánic neozelandés y ya estoy en la Isla Norte. Wellington, la capital. Hace 20 días que llegué a Nueva Zelanda y me quedan 20 días más para completar el círculo y volver a Queenstown.

El viaje me ha dado un hambre exagerada. Me hago cena de 2 platos: Ensalada atlántica  y Pechuga de ave sobre lecho de jade. O sea, ensalada de lo que tenía y pollo con pimientos verdes.

Wellington es una ciudad ventosa, pero agradable, tranquila y, como en toda Nueva Zelanda, incluso aquí, en la capital, si caminas 10 minutos te encuentras en medio de la Naturaleza. Este país es alucinante.

No es la ciudad más poblada del país, pero es donde se toman las decisiones. Dicen que está situada en una zona muy propensa a sufrir terremotos. Tengamos la fiesta en paz. A mí me encanta vivir experiencias pero, en cuanto a lo de terremotos, con el de Walpole voy servido.

Después de pasar la mañana  callejeando, por la tarde he subido al monte Victoria. Las mejores vistas de la ciudad. El bosque del monte está perfectamente cuidado, con senderos no solo señalizados, es que hasta te dicen los que son recomendados para caminar, cuáles para ir en bici y cuáles para ejercicio con perros. Toda la ciudad está diseñada para fomentar el deporte, la salud y la calidad de vida. Es una caña.

El paseo del puerto también es gustoso. Sol, veleros impresionantes, arte urbano… Mucha vida. Muy tranquila. No es una ciudad bulliciosa, es relajada y familiar. Aquí me paro unos días para coger fuerzas y, sobre todo, para organizar mi próxima etapa a los volcanes del Tangariro y…y ya la vuelta a casa. Esto se acaba. Poco a poco, pero se acaba. Mañana día cultural. Hay aquí el que dicen es el museo más completo del país sobre historia y cultura de Nueva Zelanda. Apetece. A esta gente hay que conocerla.

Pues sí, el Te Papa Tongarewa es un museo moderno, bonito, interesante, bien organizado…y totalmente gratuito salvo exposiciones foráneas temporales. Cómo debe ser. Al atardecer me voy al barrio playero y hago todo el larguísimo paseo marítimo. Un poco estresante, la verdad. Hay tanta gente paseando, haciendo footing y en bicicleta que a veces parece que te has metido en medio de una lluvia de meteoritos. Después me hago toda la Cuba street, la calle bohemia y barrera de la ciudad. Ya está todo visto. Me sobra un día. Descanso y organización.

Además del descanso, en mi último día en Wellington subo con el funicular hasta el jardín botánico, un parque diabólico con un laberíntico entramado de caminos en una colina cortada a pico. Vistas a la ciudad y poco más.

El viento sopla con rabia y hace lo que le da la gana con mi corpachón. Literalmente tira para atrás y, también literalmente, me tengo que agarrar las farolas para no salir volando. Ríete de la tramontana. Tremendo. Suerte tengo de que la Naturaleza ha sido, ya de nacimiento, muy generosa conmigo, y yo he intentado siempre consolidar su gran obra mediante deporte y una alimentación de campeón de halterofilia, todo lo cual me ha hecho, como es público y notorio, fuerte como un roble y a prueba de bombas.

Al final me armo un lío y me vuelvo a la ciudad por un sendero a través del cementerio, lo cual tampoco es lo más agradable pero ahí estamos. Eso sí, me lleva a 10 minutos del hostel. Mañana salgo para Tangariro a las 7,30 así que pasó por la estación para fijar el lugar donde tengo que esperar el bus.

Consejo de viajero. Hay que intentar conocer con antelación el sitio donde coges el transporte para un traslado y confirmar que no te equivocas de lugar. Sobre todo si sales pronto por la mañana. Si no lo haces, cualquier error te hará perder muchas horas, si no días. Y ya que estoy con transportes aprovecho para un par más de consejos:

1.- Lleva a mano algo de abrigo porque los aires acondicionados son traicioneros

2.- Lugar a escoger. A mí me gusta de la mitad hacia delante, ventana, que no comparta cortina y, en su caso, lejos de los lavabos.

3.-  No vayas con el tipo justo. A mano, ticket y pasaporte.

4.- La mejor manera de olvidarte cosas es no arreglar el checkout con recepción o no hacer el equipaje la noche antes de viajar. Déjalo para mañana a primera hora y después quéjate de que te has olvidado la toalla colgada para que se seque o el pasaporte en el hotel. Seguro que, además, no has devuelto la llave y te cargan 20 € en la tarjeta.

Hacia el Tongariro me acompaña otro paisaje incomparable. Verdes colinas, ríos y pinedas bajo un cielo azul parecen la antesala del País de Nunca Jamás. Rebaños enormes de vacas y corderos. Una especie de halcón sobrevuela los campos acechando posibles presas.

Llego al “pueblo” donde empieza el Parque. Fíjate cómo será que se llama National Park. Tal cual: Parque Nacional. Naturalmente, como suele pasar en Nueva Zelanda, no es un pueblo, es un conjunto de servicios del Parque. Cuatro albergues, 2 o 3 bares-restaurantes, una gasolinera con supermercado y oficinas de transporte y deportes de aventura. Una tienda de artículos de skí sí he visto. Nada más. Aquí lo importante es el Tongariro National Park, el hogar de los volcanes neozelandeses y, al frente de todos ellos, el Ruapehu, 2.797 metros, la montaña más alta de la isla.

Show more
IMG_20190120_175406_328
Show more
IMG_20190120_132833_051
Show more
IMG_20190120_152058_273
Show more
IMG_20190120_151530_764
Show more
IMG_20190120_151620_379
Show more
IMG_20190120_163906_537
Show more
IMG_20190120_203133_263
Show more
IMG_20190120_201408_312
Show more
IMG_20190120_203123_544
Show more
IMG_20190121_162201_423
Show more
IMG_20190121_113956_874-EFFECTS
Show more
IMG_20190121_114640_638
Show more
IMG_20190121_121850_087
Show more
IMG_20190121_114826_978
Show more
IMG_20190121_122951_418
Show more
IMG_20190121_161811_891
Show more
IMG_20190121_162254_152
Show more
IMG_20190121_163040_354
Show more
IMG_20190121_170719_908
Show more
IMG_20190121_171659_385
Show more
IMG_20190121_172631_979
Show more
IMG_20190121_172652_223
Show more
IMG_20190121_180518_930
Show more
IMG_20190121_182332_355
Show more
IMG_20190122_120237_820
Show more
IMG_20190122_131620_991
Show more
IMG_20190122_170046_824
Show more
IMG_20190122_170235_245-EFFECTS
Show more
image
Show more
IMG_20190122_170933_939
Show more
IMG_20190122_171547_359
Show more
IMG_20190123_174010_358
Show more
IMG_20190123_170533_585
Show more
IMG_20190123_171534_119
Show more
IMG_20190123_182940_390
Show more
IMG_20190124_121048_911
Show more
IMG_20190124_133848_229
Show more
IMG_20190124_172011_121
Show more
IMG_20190124_172041_746




Consejos Viajeros. Trekking. Ahorro y emergencias. 

Consejo de Viajero:

Los trekkings son cada vez más caros. La primera norma para ahorrar es contratar los servicios que necesites lo más cerca posible del inicio de la travesía. Si los contratas desde tu casa, o desde la capital del país o de la provincia en cuestión prepara el bolsillo. Se trata de ir al pueblo más cercano a la entrada del Parque donde se localiza el trekk.

Pregunta también el itinerario exacto y tiempos de caminadas. A veces te puedes ahorrar perfectamente el ultimo día. Mírate bien si puedes acabar antes.
Y no te enceles con los trekkings famosos. Al ladito del famoso hay siempre otro menos conocido que sale más barato, es igual de bonito y hay menos gente. Pregunta siempre por alternativas.

Muchas veces puedes ahorrarte el guía pero yo soy partidario de contratar uno siempre y, especialmente, si vas solo. Y no es precisamente por no perderme si no, sobre todo, por la ayuda que te puede dar en caso de emergencia. Lo más importante de un guía es su formación en socorrismo.

Y, ahora que digo socorrismo: cuando vayas a hacer un viaje de trekking o empieza tu temporada no te cuesta nada refrescar tus conocimientos sobre el tema. No es nada raro en montaña un paro cardíaco o cosas así. Puedes salvarle la vida a tu compañero. Cursillos gratis hay un montón. Pregunta por ejemplo en las asociaciones de Voluntarios de Protección Civil. Brasil (5)




Consejos viajeros. Educación.

Consejo de viajero:

Educación.

Voy a decir algo que parece una perogrullada, y podría decirse igual como Consejo de humano que como Consejo de viajero. Aunque no lo parezca, es importante. En general, cuando entres a cualquier lugar, y a cualquier hora del día, pero especialmente cuando por la mañana entras en la cocina o, al levantarte te encuentras con alguien, di: “Buenos días!”. No duele. Si, en un alarde de “trempera matiner”a del alma, acompañas la frase con una sonrisa, entonces ya es para nota y el cosmos incluso podría regalarte un amigo.

Aunque no sea para toda la vida. A que es una obvie dad? Pues parece mentira pero hay muchísima gente que no lo hace. Se podría llegar a pensar que cobran por usar ese par de palabritas y, en cambio, están tiradas de precio, alimentan el espíritu propio y ajeno y abren puertas a las relaciones.

Si lo haces, cuando te vuelvas a encontrar con esas personas, a veces, te saludarán e incluso entablarán conversación contigo. Sí, ya se aquello de “ Es que yo hasta que no me tomo un café no soy persona”. Ya. Las primeras horas de la mañana a veces son complicadas y algunos necesitan un rodaje para funcionar a un rendimiento normal sin que le piquen las bielas, pero te diré una cosa: que te acabes de levantar significa que estás vivo. Es una muy buena noticia. La mejor. (Australia y 15)




Consejos viajeros. Seguridad. África.

Consejo de viajero:

Sonrisas y miedos.

En viaje mézclate con los nativos, con prudencia, a su ritmo. Di hola, gracias y adiós. Apréndelo a decir en su idioma. Se educado, caballeroso, amable… No te creas superior, ni siquiera diferente. Por dentro son iguales que tú. Y por fuera muy parecidos.

Y colabora con quien lo necesite… No tengas miedo. Hay que estar atento pero no tener miedo. Los lobos huelen el miedo. Y a los lobos se les ve de lejos. La gente se pasa la vida con miedo. Miedo a perder el trabajo, a perder la pareja, a perder la vida, a perder dinero… Y la vida va pasando.

Y, sobre todo, sonríe. El poder de la sonrisa es impresionante.

PEEERO….sentido común. En África esto es diferente. En África eres un dólar rodando por la calle. Quien se acerque a ti es porque quiere algo. Y las mujeres, cuidadín. No estoy diciendo que te vayas con el primero que diga que te va a enseñar un sitio donde se ve la mejor puesta de sol del Mundo mundial….




Consejos viajeros. Beber y comer antes de trekks

Consejo de Viajero:

Bebida. Por mi parte, acostumbro a mi cuerpo a situaciones incómodas. Cuando hago trekks de varias jornadas no puedo cargar abundancia de agua así que, todos los días, antes de empezar a caminar, bebo 1 litro de agua y, para el resto, llevo como medio litro. No suelo beber más salvo que encuentre algún lugar que la vendan. Cuando acabo, me hidrato y tomo el azúcar que necesito. Bebo todo tipo de líquidos: agua, desde luego, limonada, naranjada, coca-cola,… pero, entre tener ganas de beber y tener sed hay el mismo trecho que entre tener ganas de comer y tener hambre. Es un largo trecho.

Comida. Cuando trekkeo no suelo comer. Desayuno copioso y cena normal. Para comer, algo de fruta o verdura, un trozo de pan con queso o embutido o, máximo. 50 gramos de ensalada de pasta o arroz. Comida fría siempre. Una comida caliente fuerte, ejercicio duro y calor es una buena combinación para la lotería del soponcio.

Otro sí digo: Si encuentro un buen restaurante con comida casera tampoco suelo variar y ceno siempre en el mismo lugar. Eso crea lazos, te tratan bien y siempre hay sorpresas y detalles enriquecedores. La fidelidad tiene premio.




Consejos viajeros. Entretenimiento

Consejo de viajero:

Entretenimientos.

Quizás es más una opinión que un consejo. Es cierto que en viaje hay muchos ratos muertos y ponerte música, llevarte un libro o bajarte películas o series es una manera de llenarlos pero, pero, peeeeero… Se debe escoger bien porque he visto cosas que hay para hacerse cruces.

A ver como lo explico: Es respetable que te guste el pan de pizza cortado en forma de rosa con sardinas, piña, queso gruyere y jalapeños todo acompañado de mahonesa… pero eso no es pizza. Pues lo mismo, un viaje por África escuchando con los cascos a Enrique Iglesias, leyendo a ratos una novela de Agatha Christie y, después de cenar, poniéndote al día de Juego de Tronos, no es un viaje por África. Vamos, digo yo.

Te vas a perder demasiadas cosas. Creo que hemos olvidado que el “aburrimiento” es una puerta al descubrimiento.




Consejos viajeros. Transporte. Higiene

Consejo de viajero. Ahora mismo de me ocurren 2:

1.- Es básica la higiene en viaje. Nada de “hoy no me ducho porque no hay agua caliente y hace frío” o “está ducha es un asco”. Así te vas dejando y embruteciendo en cuerpo y alma.

2.- Antes de un viaje comer ligero y sencillo. Y no beber mucho durante el viaje. No es lo mismo que te pille una descomposición estomacal en el hotel que en un bus y, en los transportes públicos, llenar la vejiga es buscarse problemas. Camboya (2)




Consejos viajeros. Seguridad. Desigualdad

Consejo de viajero. En viaje, en un país extranjero, se ha de surfear con las olas, nadar jugando con la corriente, nunca querer canalizar el mar y cambiar las cosas por tus narices y/o “por su bien”. Eso es tontería occidental. No es tu trabajo y no está en tus manos. Vive y deja vivir, actúa con decencia y corrección y no quieras ser el salvador de la humanidad. Filipinas (2)




Consejos viajeros. Salud. Picadas

Consejo de viajero. No viajes nunca sin el Azaron, o lo que uses para las picadas de insectos, a mano. A MANO. Siempre a mano. Me agradecerás el consejo. Tailandia (2)




Consejos viajeros. Mochila. Equipaje. Desierto

Consejo de viajero. Aunque ya en otro artículo (Senegal 2) he aconsejado lo que debe incluir una mochila viajera, déjame recalcar un par de cositas para lugares desérticos como Alice Springs.

No se puede viajar al desierto despreocupado y sin pensar en cosas básicas que traer. Eso es jugarte el pellejo. Sobre todo, no te puedes olvidar un sombrero o gorra, gafas de sol, crema solar, mochila pequeña auxiliar y  buen calzado. Desde luego, agua, a porrillo, y eso condiciona mucho, por el peso a llevar, las distancias de los trekks.

Puedes contar, mínimo, 1 litro de agua por cada 2 horas/8 km. Calcula con prudencia las distancias que realmente puedes recorrer en el desierto. Una hora en el desierto son 2 en condiciones normales, y 10 Km, son 15 o 20. En realidad, del mediodía a las 5 de la tarde mucho mejor no caminar. Mucho, pero que mucho mejor.

También tienes que recordar que las diferencias de temperaturas máximas y mínimas aquí son muy bestias. Frío por la noche (menos de 10°) y calor por el día (40°) lo más normalito), así que hay que traer algo de abrigo. Lo mejor, ropa interior térmica.

Australia (5).




Consejos viajeros. Mochila. Ahorro en viaje.

Consejo de viajero.

Un par de ideas:

1.- El agua, del grifo. En la mayoría de países, en restaurantes y alojamientos hay agua potable a tu disposición. Si vas de agua mineral, al cabo del mes te dejas el riñón que pretendes cuidar.

2.- Aminities y otras gratuidades. Hay un montón de cosas que los hospedajes ponen a disposición de los clientes, desde jabón, dentífrico y champú, hasta bolsitas de café, te o mermelada. Además, la gente, cuando se va, deja para los que vengan detrás productos sobrantes que no quieren cargar como pasta, sal, pimienta, aceite, arroz…. Una buena gestión de todo esto te hace ahorrar un montón de billetes. Yo, por lo bajo, calculo solo con estas 2 cositas hasta 300 euros al mes. Cómo lo oyes.

Y también ahorras peso en la mochila porque si has de llevar un botellin de todo vas dado. Mínimo 1 kg de más.

Consejo adicional para viajeros mochileros: Por si en la ducha no hay gel, trae contigo una botellita de plástico de una dosis para rellenar con el expendedor de jabón de manos.




Consejos viajeros. Transporte. Salud

Consejo de viajero. antes de un viaje importante, tipo intercontinental o vuelta a casa, prudencia: ni comidas copiosas y extrañas para vuestros estómagos, ni deportes de riesgo. Es normal querer apurar hasta el último momento cuando se es feliz pero… Tailandia (4)




Consejos viajeros. Salud. Trekking

Consejo de viajero. En un viaje, y en cualquier deporte, si te caes una vez puede ser un tropiezo, pero, si te caes 2 veces sin continuidad, es agotamiento o frío. No coordinas bien. No esperes a hacerte daño, plega velas y mañana será otro día. Japón (5)




Consejos viajeros. Mochila. Equipaje y orden

Consejo de viajero. El orden es básico en un viaje. Cada cosa debe tener su lugar en la mochila y bolsillos, lo que te ahorra un montón de tiempo en encontrarlas cuando las necesitas. Y te aseguro que, en viaje, muchas veces, las cosas las necesitas para YA. Y, cuando necesitas algo, abres cremallera, lo cojes, cierras cremallera y lo usas. Cuando has acabado, otra vez: abres cremallera, lo guardas, siempre en su sitio, y cierras cremallera. Disciplina viajera. Nada de saltarse uno de esos pasos porque “es un momento”. Así lo vas perdiendo todo. Cada cosa tiene su compartimento y cada tipo de cosas del compartimento deben ir en bolsas y bolsitas de plástico con cierre: medicinas, higiene, aparatos, tabaco. Cuánta más subdivisión mejor, tipo muñecas rusas.

Un viajero encuentra lo que busca de inmediato y nunca pierde nada (tocó madera). Ni un bolígrafo. Si pierdes el teléfono, o el pasaporte, o el dinero, todo se complica exponencialmente. Orden y concierto. En viaje hay que hacer todo conscientemente. Nada de poner el piloto automàtico y hacer las cosas mecánicamente. El año anterior a cuando estuve en el Cañón del Colca, en Perú, un chaval se mató porque se le resbaló la botella de agua e, instintivamente, hizo el gesto de intentar cogerla. Perdió el equilibrio y se fué barranco abajo. Poca broma. Japón (3)




Consejos viajeros. Mochila. Equipaje

Consejo de viajero. Nunca he escrito al detalle lo que para mi debe haber, como máximo y como mínimo, en una mochila viajera de verdad.

Primero decir que, para que sea cómoda de llevar, de organizar y de controlar, tu mochila no debe pesar mas de 7/9 Kilos. ¿Quieres más? Pues más. Tu, tu espalda y tus riñones sois los que la tienen que llevar, a veces kilómetros y kilómetros y durante semanas y meses.

Cada maestrillo tiene su librillo y cada viajero sus manías, pero para un viaje largo, de 2 meses en adelante, los 7/9 Kg de mi mochila me permiten llevar, de abajo arriba, porque cada cosa tiene su lugar para todo el viaje:
1.- Ropa de baño: 1 toalla o pareo y 1 traje de baño.
2.- Ropa térmica: 1 camiseta y 1 calzoncillos largos. 1 pantalón de agua
3.- 1 pashmina (sí, no pongáis esa cara, una bufanda de esas grandes que te sirve de bufanda, de capa, de manta y de lo que se te ocurra para abrigarte) y un polar.
4.- 2/3 calzoncillos y 2/3 pares de calcetines
5.- 2 pantalones. (los más prácticos, los tejanos). Un pantalón corto.
6- 2 camisetas técnicas, otra camiseta de algodón y 2 camisas (North Face, por ejemplo, si te llega el presupuesto)
7.- Botiquín básico: Nolotil, Ibuprofeno, Paracetamol, Almax/Tiritas, Cristalmida, vendas/Fungicida, Relec, Azarón, crema muscular.
8.- Neceser básico: Desodorante (los perfumados les encantan a los mosquitos), crema solar (50), pastilla de jabón, peine-cepillo, tapones oídos, toallitas higiénicas, cepillo y pasta de dientes. Todo en formato pequeño (menos de 100 ml).
9.- Complementos: bolígrafo, teléfono móvil/cámara, cargador de batería, gafas de sol, gafas de lectura, linterna de frente. Una mochila o bandolera pequeña. Navaja multiusos y palo de trekking son una molestia. Sobre todo en vuelos internos interesa tener una mochila que no tengas que embarcar. Se ahorra mucho tiempo y dinero.
Además de eso, 1 paravents y lo puesto.

Y con eso y un bizcocho puedes viajar a la Luna. Senegal (2)




Consejos viajeros. Transporte. Avión

Consejo de viajero. En viajes con varias conexiones, si tienes que escoger entre 2 opciones, escalas de 2 horas o de 5 horas, escoge siempre está última.

Una escala de 2 horas es un margen muy pequeño. Cualquier retraso y tú viaje se cae como un castillo de naipes. Vietnam (2)




Consejos viajeros. Salud. Entreno

Consejo de viajero: después de un trekking, aunque tu cuerpo cobarde te pida, nada más llegar, tirarte en cualquier lado a descansar, no lo hagas.

Media horita de paseo y estiramientos o, al día siguiente, tus músculos estarán tiesos como la mojama. Indonesia (2)




Consejos viajeros. Seguridad. Trekking

Consejo de viajero. No ahorres en seguridad y deja pistas de tus pasos si vas a sitios poco frecuentados. ¿No has visto la película “HOSTEL”? Rumanía (4)

 




Consejos viajeros. Salud. Sexo

Consejo de viajero. En viaje, el sexo ocasional es temerario. No me voy a poner a dar lecciones a nadie pero, en cuanto a no buscarte problemas, el primer mandamiento del viajero es no tengas sexo ocasional en viaje.

Ahí lo dejo, insisto, sin más comentarios sobre el lado moral del tema de aprovecharte de las miserias de otro ser humano. Mali (y 5)




Consejos viajeros. Salud. Comida

Consejo de viajero:  Cuando viajas, mejor 4 ó 5 comidas ligeras al día. Arroz, pasta, pollo y pescado frito o a la plancha. Pescado crudo, peligroso, y salsas, cuántas menos mejor. La verdura cocinada y la fruta pelada.

Cuidadín con el hielo que le ponen a los zumos de frutas fresquitos que en verano sientan tan bien. Poquito a poco. De bebida, mi preferida es la coca cola porque aporta azúcar, da speed y limpia cañerías. El agua embotellada, claro. Rusia (4)

 




Consejos viajeros. Salud. Labios

Consejo de viajero: no utilizar nunca en viaje esas barras de labios de coco.

Salen “pansas”. Va mucho mejor la vaselina labial… Perú (5)