Japón (6). Yakushima. La isla de los yakusugi.

2
745

A las 6 de la mañana llego de nuevo a Tokio. Esta vez, casi ni piso la calle. Los autobuses escupen gente de todo el país en la terminal de Nihombashi Side y, de allí, cojo un tren a Narita. Tengo avión a Kagoshima a las 3.30 p.m. y, cuando llegue, me he de espabilar para embarcar en un ferry hacia Yakushima, la isla de los viejos yakusugi, los cedros milenarios sagrados.

Mi objetivo en Yakushima no son los cedros por muchos miles de años que tengan. Yo lo que quiero es subir el Miyamoura-dake, el punto más alto del Sur de Japon, una barrera natural que frena las nubes y hace que, en esta isla, tan encantada como fantasmagórica, llueva casi cada día. Con esta cima del Sur y la del Ashaki-dake que hice en el norte, ya me podré ir feliz de Japón.

Los ferrys me dan…respeto. Hace casi 20 años, en Senegal, fuí a la Casamance por la costa de Gambia en el Diola, un ferry abarrotado hasta mucho más allá de su capacidad por ser esa costa un punto estratégico en la ruta a la Meca. La Casamance, entonces, estaba en poco menos que guerra civil. Las carreteras estaban minadas y las compañías de alquiler de coches habían dejado de contratar por la peligrosidad de la conducción. Ir en bus tampoco era plan, así que solo quedaba pasar a Gambia y subir al Diola, que tenía una capacidad para 500 personas y apiñaban en cada viaje a más de 700. Peregrinos, comerciantes, cabras, gallinas y 4 chalados como yo nos apretujabamos en las cubiertas como ganado mientras, por los altavoces, se iban gritando instrucciones con tono de campo de concentración nazi.

Justo al año siguiente, leí que el Diola habia naufragado y muriò más de la mitad del pasaje. A mi me quedò el susto. No, no me gustan los ferrys aunque, desde luego, si hay que embarcar, se embarca y punto.

La llegada a Miyanoura, el principal puerto de Yakushima, es de pelicula de aventuras. Lluvia torrencial sobre las impresionantes montañas cubiertas de bosque y camufladas bajo una espesa niebla. Se me pone la piel de gallina. Esas montañas amenazan.

Llueve toda la tarde, y mañana parece que más de lo mismo. Ni las previsiones meteorológicas, ni la humedad del ambiente presagian nada bueno pero, ya nos conocemos, vamos a intentarlo. Tengo 4 días.

El día de llegada, descanso y buenos alimentos. El segundo voy a ver los yakusugi de Arakawa y Shiratani. El tiempo ha empeorado considerablemente. Un tifón zarandea la isla y complica las cosas. Entre el viento que se lía a empujones con mi cuerpo lozano y la cortina gris de agua que cae a chorros como si alguien, alli arriba, se hubiera dejado el grifo abierto a tope, caminar es… poco agradable, por decirlo bonito. Los cedros, impresionantes, pero con 2 horitas de caminos cubro el cupo por hoy. Ceno y me voy al hostel a cubierto. La especialidad de la isla es el pez volador frito. Una delicia.

El tifón, qué quieres que te diga… En cuanto a viento, una tramontanada guapa no se le queda atrás, sólo que aquí, además, cae agua para aburrir. Todos los rios estàn desbordados y las alertas meteorológicas echan humo. Cada vez està peor lo de intentar la cima del Miyanoura dake. Dicen que esto va a durar toda la semana. Empiezo a tener cuello abajo que me voy a quedar con las ganas. Sí, sí, cuello abajo. Me encantan las traducciones literales de dichos catalanes. Pues eso que, esta vez, no necesito voces interiores que me digan que me esté quietecito.

El tercer día ha amainado el viento, pero llueve las 24 horas a raudales. Salir es como ponerte bajo la ducha vestido, así que sòlo me muevo del hostel para ir a la peluquería a afeitarme (por fin!), y para comer e ir al super. Esta noche ceno “en casa”. No hay nadie más que yo. Soy capaz hasta de encenderme una vela en plan íntimo conmigo mismo.

Otro día más y sigue lloviendo a cántaros. Los horarios de autobuses no permiten hacer la cima del Miyanoura en un día, así q, o empiezo hoy la ruta y duermo en un albergue de montaña para llegar arriba mañana y bajar, o ya no tengo más tiempo. Salgo pronto hacia una cascada cercana al inicio de la ascension para ver cómo está el asunto y decidir. Camino un par de horas y no para. No hay manera. Quedo todo yo chorreando. Me acuerdo del “be water, my friend”. Han suspendido las rutas de los autobuses que van hacia los inicios de las ascensiones. Todó està inundado. Habrá que desistir.

Dicen que, para volver a un lugar, siempre debes dejarte alguna cosa por hacer. A mí me han quedado pendientes la ruta de los Kōgen Numa para ver osos pardos de Ussuri y el Miyanoura dake, inmejorables excusas para volver a Japón.

Antes de marcharme, de todas formas, me queda hoy, sábado, allí verbena de San Juan, y voy a hacer un último acto de rebeldía por el mal tiempo que me ha tocado en esta isla. Dice la previsión meteorológica que habrán tormentas, pero no lluvias torrenciales. No subirè montañas, pero voy a ver si puedo hacer la ruta hasta la cascada Janokuchi-taki. Una hora y media en autobús y llueve para pensar en empezar el Arca de Noé. Vaya con las previsiones.

Cuando llegó al inicio del sendero parece que clarea y tiro una moneda al aire. Gano yo: empiezo. Lo máximo que me puede pasar es pillar un resfriado. El paisaje es fantástico, aventurero a tope, selvático. Vuelve a llover. Dale. Blinco, subo, gateo, me pongo de agua hasta las trancas cruzando ríos, salto, bajo…y, a 50 metros de la cascada, ya la veo, pero un río con las aguas bajando turbulentas y a presión me dice rugiendo que allí me quedo. De cruzar nada. Pues muy bien, ya la he visto y es un espectáculo. Lo importante es el camino, no el destino. La vuelta es placentera, ya sin lluvia aunque tampoco viene de aquí porque estoy chorreando. Un regalo de propina: un ciervo se pone a dar saltos a 20 pasos de mi. Le he asustado. Qué bonito es ver animales en libertad!

Tres horas y pico ida y vuelta. Me doy por satisfecho. Una buena comida y, por favor, por favor, una ducha calentita. Ahora sí, se acabó. Se ha hecho lo que se podía y más. Si las quiero encontrar, estás montañas no se moveràn de aqui. Toca recojer bártulos y regresar a Tokio por última vez.

Show more
IMG_20180619_124250_242
Show more
IMG_20180619_122715_878
Show more
IMG_20180619_152333_418
Show more
IMG_20180620_084911_071
Show more
IMG_20180620_092657_012
Show more
IMG_20180620_142226_417
Show more
IMG_20180620_142519_502
Show more
IMG_20180620_142927_374
Show more
IMG_20180620_143048_359
Show more
IMG_20180620_143337_971
Show more
IMG_20180620_143509_042
Show more
IMG_20180620_143730_897
Show more
IMG_20180620_144914_491
Show more
IMG_20180620_132910_164
Show more
Screenshot_20180621-090917
Show more
IMG_20180620_184805_333
Show more
IMG_20180620_184809_286
Show more
IMG_20180621_104606_793
Show more
IMG_20180621_190758_674
Show more
IMG_20180622_102544_325
Show more
IMG_20180622_102643_114
Show more
IMG_20180622_102754_880
Show more
IMG_20180622_103225_269
Show more
IMG_20180622_104045_625
Show more
IMG_20180623_100820_733
Show more
IMG_20180623_103402_699
Show more
IMG_20180623_104448_931
Show more
IMG_20180623_111126_089
Show more
IMG_20180623_112318_425
Show more
IMG_20180623_112848_453
Show more
IMG_20180623_113639_690
Show more
IMG_20180623_122229_470
Show more
IMG_20180623_122344_902
Show more
IMG_20180623_125858_540
image_pdfDescarga en PDFimage_printImprimir

2 Comentarios

  1. Que bonito Nacho! Gracias por compartir tu viaje con nosotros. Hasta mi madre sigue Alas y viento!! Leer tus relatos es mejor que leer una novela, pero… falta foto de la afeitada!

    • Hola Rosa María!
      Qué guay lo de tu madre! 🙂
      Si hay un vídeo colgado despues de la afeitada! En Facebook creo. Bueno, sigo haciendo cara de viajero vagabundo igualmente 🙂
      Semana q viene empieza Filipinas y va cargadita de cosas interesantes que voy viviendo a una velocidad de vértigo! Dile a tu madre que cuidado que vienen curvas…
      Besos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here