Catalunya (y 8) Tarragona. El Matarraña (y 2ª parte). Todo y nada

La comarca del Matarraña es todavia un entorno rural puro que muy pocos turistas, y muchos menos viajeros, conocen y disfrutan.

En un periódico, creo que El Heraldo de Aragón, la llamaron, tirando para casa, la Toscana aragonesa. En todo caso, a esta gente no les gusta que los comparen. Quizás tampoco les apetece que los promocionen mucho.

Y en realidad, en esta zona hay “poco” que hacer. Aqui no hay nada ni nadie… y està todo.

El día nace gris y lluvioso, como para pocas aventuras, y hay que conformarse con pillar la furgoneta e ir a ver los pueblos mediavales de la zona. Horta, Valderrobles, La Fresneda, Beceite…  En la Fresneda me paro a sacudirme entre pecho y espalda uno de los mejores entrecots a la plancha del mundo mundial en el bar La Plaza. Un entrecot de calibre 9 mm Parabellum de carne melosa y bien condimentada. Un sufrimiento. Pero, por un lado, ésta es una area con unos productos alimenticios de una calidad extraordinaria y de un precio asequible y, por otro, debo aumentar de peso antes de mi próximo viaje largo. Ya empieza a quedar poco. Tic, tac, tic, tac…otra vez. Si, en 10 días, me voy a Turquía y, luego, África.

Pero por ahora estoy aquí, cerquita de casa. Vuelo rasante.

Ya al mediodía, el sol se ha adueñado de la situación y ha tomado el mando del dia. Para bajar la comilona, un paseo de 6 km de ida y vuelta desde Beceite hasta el Embalse de Pena que une, en 25 km a la redonda, Valderrobles, Beceite y Fuentespalda. Son dos horitas en llano y las vistas al lago son preciosas. 

Olivos, pinos, almendros y cipreses. Espigas, margaritas y amapolas. Desde luego, esto no es un trekking, pero el festival de aromas y colores es de lo mas aconsejable. Templa el espíritu. Esos olores me transportan a cuando, a los 16 años, fui, en La Bisbal d’Empordà, domador de caballos españoles que se vendían en la Feria de Sevilla… Buf! No se yo si explicar eso… Venga!

En este trabajo en caballerizas, formaba también parte de mis obligaciones hacer de mamporrero. Si, también he sido mamporrero. Entre paréntesis, para quien no sepa lo que es eso, mamporrero es el que ayuda a los sementales equinos a cubrir a las yeguas. Es decir, el tipo que acerca el morro del caballo a la yegua para que le huela las partes y, una vez se pone caliente como un ajo tierno con el olor a celo, le ayuda a la monta, es decir le coje, sin ningún ánimo libinidoso, el…órgano viril, y mira que es grande ese órgano viril, y lo apunta a la vagina de la fémina equina para que penetre. Es un momento jodido, porque hay mucho nervio y confusión. Y tu has de ayudar al tema y fiscalizar que la monta es efectiva y, no correcta, si no correctísima porque la monta de un garañón vale dinero. ¿Y como se sabe si la monta ha sido buena.? ¡Joder, es que lo he de explicar todo! Pues si los testículos del caballo están flácidos y colgantes y la yegua está tranquila pues es que todo va bien. Si los testículos del semental están arriba apretados y la yegua está cabreada… mal vamos y hay que volver a repetir todo el proceso. ¡Ya ves!

Voy pasando de Catalunya a Aragón durante toda el día. Ni en los lugares ni en las personas veo más diferencias que las que las propias fronteras políticas producen. Las fronteras me parecen una solemne tontería.

Mañana más. Mañana plato fuerte: Barranc del Carrer Ample. Eso será chulo.

Me despiertan unas voces que descubro salen de unos altavoces que hay en las calles. No los había visto. De los altavoces, después de deleitarme con las notas cantadas de una jota la mar de alegre, sale una voz que da el pregón, las novedades locales que, antes, recitaba por las calles el pregonero del Ayuntamiento. Así me entero de que, el Domingo a las 9 de la mañana, viene a la plaza del pueblo un vendedor ambulante de “ropa económica” y que ayer se perdió por los alrededores el perro de una forastera. Es, el perro me refiero, de raza yorkshire, pelo castaño con dos trenzitas y tamaño pequeño. Difícil lo veo. El perrito en cuestión me da a mi al corazón que ha tenido un mal encuentro. Si de a 2 o a 4 patas ya no se yo.

El Carrer Ample es una travesía circular de 6 horas por las montañas de Els Ports, desde y hasta La Franqueta. Es una pasada.

Desde poco antes de la Cova Picasso se toma un sendero a la izquierda. Vas subiendo por el cauce de un rio o torrente hasta la Cova del Llop o Cau del Llop. Alucinante. Es una verdadera cueva prehistórica, que puede hacer de refugio y que, forzosamente, habrá sido morada de varias especies de animales, a secas, y tambien de otros màs o menos racionales. Restos de una fogata, mandíbulas, huesos varios y hasta el esqueleto entero de un bicho mas bien grandote…Y de guinda, ¡pinturas rupestres! ¿Si son “autenticas”? En el pueblo dicen que sí. Parecerlo lo parecen. Son guapas.

Y todo en medio de la nada, un terreno de lo mas inhóspito. Paisaje lunar. Hasta el color del cielo es de otro planeta a veces. Bien poca cosa crece y sobrevive en este terreno pétreo y ventoso. Algunos matorrales, alguna flor de cactus, un árbol aquí y allá. Supervivientes.

Después, ya vas bajando y, como en un abracadabra de cuento, te encuentras en un oscuro sendero por medio de un bosque húmedo y frondoso que parece mentira que esté allí.

Al final, una hora después, cruzas un caminito estrecho partiendo en dos una tartera abismal que, si miras para abajo, pide vértigo a gritos, y sales a un magnífico camino local  para tartanas, todo cuesta abajo. Es una “carretera” con toda la pinta de antigua ruta de contrabandistas, huidos y somatenes y con unas vistas magnificas a toda la comarca que te lleva otra vez a La Franqueta. Pim, Pam, Pum. Ha sido un cuento. Un precioso cuento.

Ya se han hecho casi las 6 de la tarde, tengo un hambre voraz y voy a parar al Bar restaurante Grau, en la plaza de Horta de San Joan. Allí me pulo una tabla de quesos y embutidos y, para regarlo, casi toda una botella de tinto fresco. Con eso y un bizcocho… Ha sido una jornada y unos días de lo màs, mejor, superior. 

¡Madre de Dios y del Amor Hermoso! ¡Qué tierras!

Show more
IMG-20190615-WA0008
Show more
IMG-20190615-WA0009
Show more
IMG_20190615_191949
Show more
IMG_20190615_194231
Show more
IMG_20190615_194759
Show more
IMG_20190616_171908
Show more
IMG_20190616_171548
Show more
IMG_20190616_175458
Show more
IMG_20190615_133620
Show more
IMG_20190615_144157
Show more
IMG_20190615_134154
Show more
IMG_20190615_133250
Show more
IMG_20190615_133118
Show more
IMG_20190615_120741
Show more
IMG_20190615_120434
Show more
IMG_20190615_125719
Show more
IMG_20190615_122042
Show more
IMG_20190615_125930
Show more
IMG_20190615_125550
Show more
IMG_20190615_130447
Show more
IMG_20190615_122823
Show more
IMG_20190615_122812
Show more
IMG_20190616_111709
Show more
IMG_20190616_124547
Show more
IMG_20190616_124640
Show more
IMG_20190616_125057
Show more
IMG_20190616_125152
Show more
IMG_20190616_125920
Show more
IMG_20190616_125845
Show more
IMG_20190616_135051
Show more
IMG_20190616_135229
Show more
IMG_20190616_140832
Show more
IMG_20190616_142229
Show more
IMG_20190616_142608
Show more
IMG_20190616_151349
Show more
IMG_20190616_151118
Show more
IMG_20190616_160259
Show more
IMG_20190616_160802
Show more
IMG_20190614_211151




Catalunya (7) Tarragona. El Matarraña (1ª parte). Heroes.

A un tiro de piedra de Barcelona, en la frontera de Aragón y Catalunya, está el Parque Natural del Port. Es la zona del rio Matarraña, un paraíso para senderistas. Horta de Sant Joan, Calaceite, Valderrobles…

Y hace ahora 10 años, el 21 de julio, aqui murieron Jaume, Ramón, Jordi, David y Pau. *

¿Qué quienes son Jaume, Ramón, Jordi, David y Pau? Pues, sin apellidos, son nuestros padres, nuestros hijos, nuestras parejas. Son, fueron, bomberos del GRAF que dieron su vida por apagar el fuego que un imbécil inició por negligencia y a los que no hay que olvidar. En mi casa, en el Empordà, pasó lo mismo y un montón de bomberos y voluntarios también se jugaron la vida para salvar el patrimonio de todos. En Horta de Sant Joan el fuego arrasó la zona norte del mazizo Ports de Tortosa-Beseit y se llevó 5 vidas.

Viajar, viajar….

Pues eso, ya estoy en Matarraña. La impresionante fuerza de recuperación de la Naturaleza hace que de aquel fuego no quede mas que el recuerdo. Es una maravilla. No hace ninguna falta dar la Vuelta al Mundo para viajar. El Mundo es enorme y está lleno de mundos que explorar, algunos lejísimos y otros cerquísima. Y este es uno de esos mundos. En realidad un viaje no se mide por los kilómetros que haces sino por los momentos que vives.

Estás en viaje cuando sales de una vida agendada y te dispones a tener sorpresas. Estás en viaje cuando pones el despertador a las 7,30 pero a las 6,30 ya estás despierto porque, para ti, hoy es Día de Reyes. En viaje cada día es el Día de Reyes y tienes mucha prisa por levantarte porque sabes que habrá regalos, sorpresas. No sabes que regalos, pero habrá regalos. Tampoco importa el regalo, como en un viaje no importa el destino, importa el desenvolver el regalo, ese camino en el que vas imaginando que habrá dentro y ….

Y es que el viaje es pura vida y la vida es un regalo. La vida no es un valle de lágrimas, que a nadie le engañen. Quizás si no te despiertas cada día como si fuera la mañana de Reyes es que no estás viviendo tu vida. A saber.

Encuentro alojamiento en Arens de Lledó. Aquí, en el Teruel fronterizo con Catalunya, el río Matarraña da nombre a toda una zona con pueblos llenos de historia, ciudadelas medievales, cuevas, ermitas, conventos, castillos y paisajes impresionantes en una tierra de inviernos helados y veranos infernales. A mi me encanta venir de vez en cuando.

Un imprescindible en la zona es subir a Santa Bárbara, una montaña de 750 metros justo enfrente de San Joan dels Horts, con el convento de San Salvador en la falda y una cruz de hierro en la cima. Y allí me voy. No miro los letreros que marcan el sendero y subo a piñón fijo. Campo a través. Es la costumbre. Subir no tiene ningún problema y estoy en la cima en 45 minutos. La bajada es más cabroncita. Me equivoco y me encuentro en medio del bosque sin salida. Vuelvo para atrás y encuentro el camino. Precioso. Esta montaña me recuerda, nada más y nada menos que al Uluru. Las vistas son espectaculares. Una pareja de águilas sobrevuela la montaña. Magníficas.

Poca flor crece aquí. Sólo en rincones escogidos. Estás no son tierras de florituras. Mucho campo de cultivo creado a base de incansable trabajo duro y mal remunerado. Montañas peladas y bosques secos. Matorrales y espinos. Cientos de ultramodernos molinos de viento sin nada que ver con sus predecesores que batallaron con El Quijote. No hay ningún Quijote por aquí. Aquí son todos duros agricultores que dan toda su vida al campo. Día a día, mes a mes, año a año. Poca vida hay ahí.

Es zona también de ruinas de poblados ibéricos: Calaceite, Calanda… Me pilla el atardecer en el de Calaceite. El sol va bajando por una ladera y la luna subiendo por la otra en el diario espectáculo de desencuentro de nuestro dos astros antipodianos. Hora bruja, hora mágica, hora honda y silenciosa. Solo hablan los pájaros. Y flojito. Me siento en paz y sonrío. La vida que he escogido me hace feliz. Estoy cómodo. Creo que, el día que no sea así, cuando mi vida me venga pequeña o me venga grande, me quitaré este traje y correré en pelotas a buscar otro que me siente bien. No hay tiempo que perder.

La ascensión a  Roques d’en Benet (1.017 metros) es otro de los gustazos que te puedes dar por aquí. Son 3 horas de caminata ida y vuelta. Primero enfilas un camino de carros que te va enseñando la montaña poco a poco y, después, un senderillo que te lleva a una resbaladiza tartera final hasta la cima. Allí, las vistas son todavía más impactantes que en Santa Bárbara y el parecido con el Valle de los Vientos australiano me desconcierta. ¿Estoy en casa? Por un lado, pueblecitos rodeados de campos de cultivo, los molinos de viento enmarcando el horizonte, el cielo claro. Por el otro rocas, bosques y mas cultivos. Lo dicho, una gozada.

La comarca del Matarraña me tira. No sé qué tiene, quizás su silencio. Yo valoro mucho el silencio. Me dicen que hay gente que al llegar a casa pone la televisión. Bueno, cuidado con ese bicho. Esta es una tierra silenciosa que llama al recogimiento y a las sensaciones hondas, a la reflexión tranquila y a saborear Naturaleza. Mira por donde, a mi, con este silencio, me ha dado por escribir sobre la vida y la muerte…

* En recuerdo de Jaume Arpa, Ramón Espinet, Jordi Moré, David Daigües, Pau Costa y sus familias.

Show more
IMG_20190323_112431_178
Show more
IMG_20190323_112716_671
Show more
IMG_20190323_113344_866
Show more
IMG_20190323_114448_158
Show more
IMG_20190323_115926_440
Show more
IMG_20190323_120507_272
Show more
IMG_20190323_122323_930
Show more
IMG_20190323_122312_563
Show more
IMG_20190323_122812_178
Show more
IMG_20190323_122721_690
Show more
IMG_20190323_130629_078
Show more
IMG_20190323_130708_772
Show more
IMG_20190323_130919_973
Show more
IMG_20190323_131002_520
Show more
IMG_20190323_131114_067
Show more
IMG_20190323_131141_130
Show more
IMG_20190323_131634_552
Show more
IMG_20190323_133151_170
Show more
IMG_20190323_133214_667
Show more
IMG_20190323_133544_721
Show more
IMG_20190323_133457_324
Show more
IMG_20190323_134756_507
Show more
IMG_20190323_134815_339
Show more
IMG_20190323_160711_904
Show more
IMG_20190323_160933_742
Show more
IMG_20190323_181720_028
Show more
IMG_20190323_182230_752
Show more
IMG_20190323_182427_161
Show more
IMG_20190323_190835_884
Show more
IMG_20190323_191059_976
Show more
IMG_20190324_102831_587
Show more
IMG_20190324_104306_763
Show more
IMG_20190324_105315_138
Show more
IMG_20190324_105940_075
Show more
IMG_20190324_113122_230
Show more
IMG_20190324_113437_488
Show more
IMG_20190324_114314_872
Show more
IMG_20190324_115332_612
Show more
IMG_20190324_123957_663

 




Catalunya (6) Barcelona. Contrastes. La Ley Campoamor.

¿Que decir de Barcelona? La ciudad más visitada del Mundo es el lugar donde yo nací.

Hoy estoy aquí. Es Semana Santa y he huido del Empordà ante la avalancha de visitantes. Aquello está demasiado abarrotado para mí y, en cambio, no queda nadie en la ciudad. Es una experiencia casi fantasmagórica, el caos se convierte en paz y silencio. El león duerme apaciblemente pero…todo es verdad, todo es mentira.

Hay una eterna relación de amor-odio entre la gente del Empordà y la de Barcelona. La tranquila vida empordanesa se ve truncada traumáticamente cuando, en fin de semana y vacaciones, casi medio millón de barceloneses nos eligen como destino, más turístico que viajero, dejando, por un lado, pingües beneficios económicos y, por otro, montañas de aturdimiento, basura, tráfico, atiborramiento de servicios, malentendidos y frustraciones. A ellos les pasa lo mismo cuando millones de visitantes de todo el Mundo invaden su espacio vital. Es la eterna dicotomía del turismo. Todo es verdad, todo es mentira.

Ahora, los barceloneses han abandonado su ciudad… y la han tomado los turistas.

Tres días de trekking urbano, horas y horas, kilómetros y kilómetros por los barrios de El Borne, Gracia, Raval, Gótico, Paralelo… barrios populares, bohemios y canallas. También por San Gervasio, la Diagonal y hasta el Nou Camp. Barrios más finos, más ricos. La mires por donde la mires Barcelona es una maravilla. Las Ramblas, la Sagrada Familia, La Pedrera y las otras joyas modernistas, Montjuich, Tibidabo, la Catedral…Plazas monumentales y placitas encantadoras, edificios y barrios con sabor a historia, grandes avenidas soleadas y pequeños callejones oscuros, parques y jardines…

La oferta comercial es impresionante: restaurantes, spas, cine, teatro, bares de todo tipo, exposiciones, atracciones familiares, conciertos…

Por casualidades de la vida me hacen un tratamiento de aromaterapia. Una hora y media siendo suavemente masajeado y embadurnado con aceites naturales y olorosos. Me ponen tambien algo asi como una mascarilla de barro en la cara, luz de velas y musica chillout. Señorita agradable. La propaganda dice que eso transformará mi cuerpo, mi alma y mi espíritu. Es gustoso. Muy gustoso incluso. Pero me miro al espejo y no me veo el cambio. Miro para dentro de mi mismo mismamente y creo que todo está mas o menos como estaba. Pero confirmo: un lujo de vez en cuando no duele.

Paso por la calle Boters, donde mi abuelo materno tenia una papeleria-libreria en la que pasé muchas tardes de domingo en mi niñez. Quien sabe si de ahi me viene la neura de viajar, leer y escribir. Supongo que algo tendrá que ver. Huelo en mi imaginacion el aroma de papel impreso y barquillos de entonces y me entra una dulce nostalgia.

Veo una “actuación” de manteros africanos. Llevan unas sabanas, con unos hilos atados a cada extremo, bolsos de marca falsa o camisetas del Barça a la venta. Suena una sirena de policía, estiran de los hilos y el tenderete es un saco. A correr…

Me resulta muy…inquietante ver la cantidad de “viejos” solitarios que hay por aquí. En Barcelona hay un ejército de ancianos solos que pasan desapercibidos en la vorágine del día a día urbano pero que, en vacaciones, pierden su invisibilidad y aparecen descarnadamente en toda la inmensidad de su dura realidad. Señoras repintadas, maquilladas, bien maqueadas….señores elegantes y reperfumados, todo con un triste anacronismo. Sólos. También hay algunas parejas de viejecitos, muy sonrientes, cogidos siempre de la mano como si temieran perderse o estuvieran apurando sus últimos años de amor despues de medio siglo juntos. En la comida, estoy delante de uno de los solitarios. Me veo en él. Cuando se va, levantó la mano y saludo. Me devuelve el saludo con una sonrisa inmensa en la cara. Le hacía falta un saludo. Seguro. ¿Donde estarán sus hijos, su mujer, sus hermanos, sus primos y amigos?  Ya se sabe que los viejos son un poco pesaditos. Y los hijos están también muy ocupados con sus cosas y sus propios hijos. Todo el mundo tiene mucho que hacer. Todo es verdad…

Llego a los búnkers de Carmelo para ver Barcelona a vista de pájaro, me pateo el barrio de Gracia y, previo paso y estancia, naturalmente, en la Libreria Altair, la mejor libreria de viajes del Mundo mundial, otra vez bajo hasta la Rambla. Y a deambular por esas calles donde se huelen relatos mediavales y novelas negras.

Por cierto, .entre Pau Caris y Plaza San Jaume, pasando una callecilla que va a parar a la calle Ferran, està la plaza de Sant Just y alli te encuentras con la basilica dels Sans Martirs donde hay una Virgen de Montserrat. Es La Moreneta, patrona de Catalunya, y aseguran que es la original. Y encima dicen que, en realidad esa figura no es de una virgen, si no que es una diosa egipcia. Cuentan que al Monasterio de Montserrat llevaron la virgen en la Guerra Civil pero que ahora alli solo tienen una réplica. No se si creerles porque son un pelín raros. También tienen otra representación de otra virgen, ésta notablemente embarazada, junto a tumbas visigodas y masónicas. Un lio. No sé. Todo es verdad…

Me llego al Maremagnum. Unas chicas, disfrazadas de conejitas, arman mucho jaleo. Es una despedida de soltera, seguro. Van todas vestidas de colegialas, faldita escocesa y camiseta blanca, con un chupete con obvia forma fálica colgado al cuello. Bueno, algunas lo llevan en la boca directamente y pitan con él como policías cabreados. Si, el chupete pita. La que supongo es la novia, lleva una corona, unos testículos de goma como medalla y una banda que dice: “Esta noche soy peligrosa”. Cierto que no es muy bien parecida, mas bien muy fea, diría yo, pero auticalificarse de “peligrosa” me parece exagerado. Ríen y gritan todas con una histeria insana.

Muchos turistas. Montañas de turistas. En los alrededores del Parque Guell, o bajando por Paseo de Gracia y, sobre todo, desde la plaza Universidad hasta el puerto, los turistas pasean en riadas. Dan miedo. Estoy mareado. Casi me atropella una bicicleta. Culpa mia. Ambulancias, policía, bomberos…suenan las sirenas alrededor. ¡Coño! Me estoy agobiando. Definitivamente, la ciudad no es lo mio, por mas Barcelona que sea.

Veo un partido del Barca en un restaurante chino. Resulta extraño. Chinos y paquistaníes van comiendo comercio y bares poco a poco, sin prisa pero sin pausa. Dicen que los chinos se lo están quedando todo y que no les interesa ningún tipo de adaptación a Catalunya. Pero son un nicho de mercado enorme para comprar y vender. Dicen que todo es dinero negro. Dicen que dinero es dinero. Dicen que los chinos son muy cerrados. Dicen que los catalanes son muy suyos. Todo es verdad, todo es mentira.

En el fondo, en estos tiempos más que nunca, rige la Ley Campoamor: “Y es que en este Mundo traidor, nada hay verdad y mentira, todo es según el color del cristal con el que se mira.”

Show more
IMG_20190526_121523
Show more
image
Show more
IMG_20190525_112947
Show more
image
Show more
image
Show more
IMG_20190525_110100
Show more
IMG_20190525_113439
Show more
IMG_20190525_113811
Show more
IMG_20190525_183457
Show more
IMG_20190525_184541
Show more
IMG_20190525_185108
Show more
IMG_20190526_122806
Show more
IMG_20190525_185401
Show more
IMG_20190603_134432
Show more
IMG_20190525_112046_1-01
Show more
IMG_20190525_111735-01
Show more
IMG_20190618_115510-01
Show more
image
Show more
IMG_20190605_112957
Show more
IMG_20190605_113427
Show more
IMG_20190526_122432
Show more
IMG_20190603_134308
Show more
IMG_20190603_134500
Show more
IMG_20190524_162802
Show more
IMG_20190525_182915
Show more
IMG_20190525_183359
Show more
IMG_20190525_184751




Catalunya (5) Lleida. Parque Nacional Aiguastortes. Els Carros de Foc

Toi aquí, Travesía Carros de Foc. Parque Nacional de Aigüestortes. Estany St. Maurici. Tremendo. Yo mismo mismamente retransmitiendo en vivo y en directo. Directo retardado. No hay cobertura así que a saber qué tal le va al mundo exterior. Me pillo 6 días para ponerme en forma.

Jornadas 1 y 2. Els Carros de foc es una travesía de alta montaña que une nueve refugios en los Pirineos de Lleida. Se trata de pasar por todos ellos saltando de valle en valle y de comarca en comarca. Si la haces toda, sumas un desnivel acumulado de 9.000 metros, asi que no es broma. Equipaje, lo mínimo, lo puesto y mochila básica: neceser y cuatro medicinas, una muda, ropa de agua, un pareo y ropa interior térmica. Linterna, gorro, teléfono, navaja, gafas de sol y un bolígrafo. Na mas.

Mis rodillas piden cariño pero yo sigo subiendo, subiendo y bajando, bajando y subiendo, subiendo… Hoy 7 horas. Y pico. Alta montaña. No se si es peor subir o bajar. Supongo que, como Isabel y Fernando, “Tanto desmonta, desmonta tanto”. Todo casca. Se me caen los pantalones. A este paso, cuando vuelva pareceré el mocho de Mary Poppins.

En los refugios, organización estricta. A las 7 de la mañana diana, a las 7 de la tarde cena. A eso de las 9.30 o 10 a las literas a dormir. A partir de ahí lo que te de la gana, pero compartiendo con 40 personas el barracón, un par de duchas y otro par de W.C.

Menos vivo, pero también en directo. Días 3 y 4 Carros de Foc. Polémica entre mis piernas, cuello y hombros, espalda y costillas, todos gritando y acusándose mutuamente de provocar dolor al cuerpo conjunto del pobre Nacho.

Mas de 12 horas caminando entre los dos días y muy “parriba”. No puedo subir del refugio de Restanca al de Ventosa y atacar el Coll de Contraix el mismo día. Llámame Kk’s, pero con la montaña no se juega. El día 4 sí hago Contraix. Duro. Peligrosillo, incluso. Se trata de subir a lo bestia saltando, brincando, gateando y culeando entre bloques de piedra y placas de nieve como la ardilla de ICE AGE pero sin nuez. Y como todo lo que sube, baja, cuando llegas arriba, ídem para abajo. De valle a valle y tiro porque me toca.

Si acabo Carros de Foc “prometo” ir de rodillas a Montserrat a dar las gracias a la Moreneta. Y también oraciones varias a la Virgen del Amor Hermoso, a Ignacio de Loyola, santo y guerrero y a Sta Rita patrona de los Imposibles. Bueno, lo de las rodillas vamos a dejarlo.


Nota 1. Se han roto mis botas. Herida abierta en las costillas costureras. Vía de agua en la linea de flotación. RIP.

Nota 2. He visto un isard salvaje. Hace ilusión. Hoy en dia es muy difícil ver un animal salvaje… Hay que ver lo mal que nos hemos llevado los racionales con el resto de los animales. Será culpa de ellos. Seguro.

Carros de Foc. Días 5 y 6. Horas y mas horas acumulando kilómetros montañeros en las piernas por unos parajes idílicos con toda la comodidad que supone, al final de cada dia, un refugio básico pero con cama, agua y comida caliente. Como la capacidad de los refugios es muy limitada, en estas montañas no hay acumulación ninguna y pasas largos trechos sin ver a nadie. Y eso me encanta. Estoy en mi salsa. La acumulación de gente que hay, últimamente, para hacer cimas míticas o lugares icónicos, a mi, personalmente, me quita un poco las ganas. Pienso en las montañas himalayas, en el Machu Pichu, en el Kilimanjaro… No sé, pero lugares razonablemente solitarios como este son un disfrute.

Ya en diferido desde Espot delante de un entrecot como un piano. Acabé! Soy un monstruo!! Estoy hecho un torete!!!! Donde esta el Kilian Jornet que le reto a una carrerita guapa? Fíjate si voy sobrado que, al llegar a Espot, veo que hacen la Epic Trail y he querido apuntarme para lucimiento del personal. Total son 90 Km. mas. Lo que pasa es que me han dicho que eso es corriendo, y todo el mundo sabe que correr es de cobardes. Paso.

Me encanta el “después” del viaje. El “antes” es un poco estresante. Preparativos, reserva, equipaje…El “mientras” del viaje es una continua incógnita, un esfuerzo, una superación, un descubrimiento y montañas de sensaciones. Y el “después” es la calma, la satisfacción del objetivo conseguido, los recuerdos, los pequeños y grandes regalos de la “civilización”…(NOTA: “pequeño” es una ducha caliente, “grande” es el entrecot en cuestión que me estoy metiendo en el cuerpo mientras escribo)

Pues eso, que “tot chino chano”, pero he acabado els Carros de Foc. Quedan detrás caminos de pastores, maquis y contrabandistas, tarteras, collados y barrancos, sol de justicia, viento, frío y, al final, un chaparrón tormentoso de agárrarte. Estoy hecho polvo, pero feliz como una perdiz. Eso si, al que me diga que la edad está en el espíritu le salto a la yugular. FINITO.

Show more
Sant maurici 3
Show more
Sant Maurici 2




Catalunya (4) Begur. Sa Riera. Vuelta a casa.

A 50 Km de Cap de Creus, Alt Empordà, está mi casa, la playa de Sa Riera, Begur, Baix Empordà. Es la continuación natural del viaje a Cap de Creus si vienes de Francia. Viceversa si vienes del Sur. Es la misma costa pero más verde pino. Es mi tierra, mi hogar y donde està mi gente. El lugar donde volver.

Begur tiene una historia magnífica, con sus episodios indianos y sus piratas turcos. Estos, los piratas, malos malísimos, y algunos otros conquistadores, son los culpables de que este pueblo de pescadores tenga 7 torres de defensa, con el castillo de piedra en la punta más alta como último baluarte. Ese castillo ahora cumple 1.000 años. Es un viejo venerable e imponente. Y, bajo el pueblo, a la orilla del Mar Mediterraneo, Begur tiene 5 calas: Sa Riera, Sa Tuna, Aiguafreda, Aiguablava y Fornells. ¿La más bonita? Para gustos se hicieron los colores. Es más una cuestión de corazón que de belleza.

El pueblo dicen que tiene 4.000 habitantes, 20.000 en verano dicen, pero en el centro histórico no viven en invierno ni 250 personas. Si sopla Tramontana, ni un alma recorre las calles y no ves más de 4 ó 5 personajes en los pocos bares abiertos. Parece Arizona profunda metida en un Belén de Navidad. Un Belén con malas figuras, dicen de nosotros y hasta nosotros decimos. Gente más bien cerrada, autártica, poco dada a la sonrisa en público y a los alardes de cariño. Si te encuentras un amigo en la plaza y le dices “Buenos días” es capaz de contestarte: “Qué ganas de hablar que tienes hoy chaval”. Pero, en el fondo, cuanto mas bordes mejor corazón tienen. Les das un abrazo y se emocionan.

Los vecinos de Palafrugell nos llaman “L’Àfrica petita” (“El Africa pequeña”, traduzco). Me gusta el mote. Difícil integrarte en este pueblo si no te has pegado con todos los demás desde que eran niños y niñas de 4 añitos. Ser bacarnar, o begurenc, es un titulo difícil de adquirir si no lo eres de nacimiento. Es la gente la que lo dá y son un Tribunal duro y exigente.

Pero aquí no funciona, en general, lo de los 8 apellidos catalanes. Aquí creo que vive gente de mas de 50 nacionalidades y mas de un tercio de la población proviene de Granada, Almería y Jaén. Inmigrantes de los años 50 y 60 que vinieron a buscarse el maná de la construcción en los inicios del fenómeno turístico. Aquí gusta tanto la sardana como el gitaneo y, en cuanto a banderas…de todo hay en la viña del Señor.

Y en Sa Riera no somos ni 25 habitantes. En verano se abarrota pero en invierno es un lugar salvaje y solitario. Si te vienes a vivir aquí, no será para hacer amigos. Ocho meses al año no hay ni colmado, ni bares, ni restaurantes, ni tiendas… Ya no te digo perfumería, farmacia, frutería, estanco o panadería. De eso no hay nunca. El SUPER es lo mas parecido. Durante 4 meses. El resto del tiempo, para cualquier cosa que necesites tienes que subir a Begur, a 2 kilómetros para arriba. Aquí todo sube o baja.

Pero el lugar es una pasada. Una hilera de casas de pescadores, una plaza, un par de calles, construcciones de casas más y menos agresivas, detrás el bosque de pinos y la montaña y, delante, el mar que entra en la pequeña bahía con forma de cangrejo. Vivir todo el año aquí es difícil. Casi una hazaña. Mucha soledad, mucha humedad, viento.. . Ningún lujo más que el entorno.

Y aquí la Tramontana no es la reina. Aquí el rey es el Levante, por lo menos para mi. La Tramontana es seca y dura, dá luz porque lo despeja todo, es de ráfagas indignadas, femeninas diría. El Levante tiene la misma intensidad pero es más pausado, más lento, más simplón, más grandioso, mas espectacular…se toma su tiempo. Tarda en llegar desde que amenaza pero llega, y el viento se hace temporal, el cielo se pone gris marengo y las olas van viniendo en largo recorrido dejando en la bahía un mar de lava blanca.

La Tramontana grita agudo, chilla, el Levante ruge, hondo. Mientras, en las ventanas suena la lluvia como piedras y la cala se inunda a borbotones atacada por el mar por delante y la riera que baja de la montaña por detrás. Un ataque en toda regla. Todo huele a mar. Normalmente se va la electricidad y sólo queda el fuego de la chimenea. Y tu interior.

En los últimos 25 años, el turismo de masas y depredadores varios han arrancado algo de la autenticidad de este pueblo, mucha vida al mar y, sobre todo, demasiado bosque. Eso, desgraciadamente, es verdad. Es obvio que este país no funciona con un mínimo de sentido común y decencia. Pero, sin duda, todavía es de los lugares mas bonitos del Mundo. Que dure.

No sé. Parece que alguna maldición o bendición bíblica me lleva a un continuo deambular pero, si vivo en algún sitio, yo vivo aquí. Y, durante unas semanitas, me voy a pegar hartones de amaneceres y atardeceres, amigos…y pan con tomate y jamón! Cada loco con su tema. A ver si me agencio 3 ó 4 kilitos para irlos dejando luego por el Mundo.

Si, estoy en casa y feliz. Descanso activo. Pero…desde luego, me encanta viajar. Este viaje se acabó. A ver cuanto tardo en mover el culo. No será mucho.

Salud.

Show more
IMG_20190608_212419
Show more
IMG_20190619_130329
Show more
IMG_20190522_131250
Show more
IMG_20190608_212703
Show more
IMG_20190522_130858
Show more
IMG_20190619_130503
Show more
IMG_20190618_210011
Show more
IMG_20190513_151149
Show more
IMG_20190529_061836
Show more
IMG_20190619_200229
Show more
IMG_20190623_074025
Show more
IMG_20190623_081743
Show more
IMG_20190623_122718_1
Show more
IMG_20190623_123741
Show more
IMG_20190623_124549
Show more
IMG_20190623_125158
Show more
IMG_20190623_125422_1
Show more
IMG_20190623_131351
Show more
IMG_20190623_133731
Show more
IMG_20190623_135358
Show more
IMG-20190512-WA0004
Show more
IMG_20190510_142601
Show more
IMG_20190602_215530




Catalunya (3) Girona. Cap de Creus (3ªparte) Cadaqués. Dalí y su paisaje mental

Cadaqués es muy, muy especial. La capital del Cap de Creus es una mezcla de la Rive Gauche parisina, la Essaouira marroquí y el barrio de San Blas de Cuzco. Una bomba. Sin saberse el por qué, hay pueblos con suerte. Nacen bonitos, crecen bonitos y, encima, tienen algo telúrico. Cadaqués es eso, uno de esos pueblos con suerte. Un bonito pueblo de pescadores que creció con cierta naturalidad y tiene al lado Port Lligat y a ese personaje indescriptible e inclasificable que fué Salvador Dalí.

Su onda expansiva desde el Empordá arrasó en el mundo. Qué parte de la magia de Dalí viene de Cadaques y viceversa? A saber. Pues eso, que de allí o a partir de ahí, porque no se sabe que fué primero si el huevo o la gallina, Cadaques es un nido de rincones, personajes, sensaciones y situaciones extra ordinarios sin normalidad alguna. Blanco, bohemio, elegante, encantador, con aguas cristalinas, casas centenarias y calles de piedra flotando intemporalmente como en las pinturas del genio bigotudo.

De Cadaqués a Cap de Creus, un par de horas a pié por un antiguo camino de piedra imprescindible. Sopla tramontana “flojita”. Cap de Creus es un montón de adjetivos bonitos y poco obvios: desabrido, salvaje, agreste, telúrico…

Junto al faro, “El Faro del Fin del Mundo”, hay un edificio y, en él, un hostal restaurante con 4 ó 5 habitaciones. Tres palabras: IM PRE SIONANTE. Yo tengo algo con este sitio. Platos de siempre y de todos lados sin orden ni concierto: ensaladas, macarrones, butifarra, somozas, sardinas, pollo al curry… La decoración es, no sé. Tal cual: es “no sé”. Una especie de taverna con sillas y mesas de madera gorda con vistas impresionantes, buena comida y camareros jovenes con rastas y pircings. Qué hace este sitio aqui!? Es como un sueño surrealista dentro de otro sueño desquiciado y raro.

En ese restaurante, nada menos que en este lugar, veo que entra un tipo mayorcete con una niña jovencita tipo “hay que mona y que tonta que soy”. Son las 6 de la tarde (olvidaba decir que aqui hay cocina non stop hasta las 12 de la noche o algo asi). Pues bien, el tipo (debe ser alguien famosillo), que viste pantalon de Coronel Tapioca, camiseta de deportista o algo asi y botas de vaquero “chúpamelapunta”, se acerca contoneandose a la barra y le dice al camarero: ¿Con qué me tentais?”. Me sonroja pensar lo que le debe tentar a un tipo de esta calaña. La niña se lo mira con admiración y sonrisa boba. El camarero, un chaval tipo Bob Marley en blanco, poco impresionado, se lo mira de arriba abajo con cara de asco y le dice: “Mira majo, ahí está la cartita”. Al individuo en cuestión no se le mueve ni un párpado porque tiene la cara totalmente operada (se parece a Raphael), coje la carta y, como nada le tienta, dice: “Nada, nada, dame un agua pues”. Media vuelta, graciosa y elegante, y adios. La mona le sigue. Hay gente para todo, pero la soberbia no es lo mejor para viajar y hacer amigos. No olvides nunca la prudencia y la humildad en la mochila.

Vuelvo al tema. Este sitio, todo el Cap de Creus, esta fuera de lugar en este mundo, es otro lugar, un mundo raro sin dimensión, con fuerzas extrañas en la tierra y en el cielo…una pasada.

Del Cap de Creus a Port de la Selva pasas por todo el Parque Nacional a pié, sientes el fantasma del ejecutado Club Med, de Dalí que decía que éste era su “paisaje mental”, de Plá, de… Ahora recuerdo que hasta Gabriel Garcia Marquez hizo, en sus “Cuentos peregrinos”, un relato sobre estos lares y lo llamó, como no, “Tramontana”. Buscadlo. Es muy bueno. Lo ha escrito alguien que sabe qué es esto. En su cuento, al final, el protagonista…No, no os lo cuento. Preguntad al señor Geogle.

Algunos consejos sobre Cadaques:

Un restaurante: Es balconet
Un bar: El Casino
Una tienda: Tramontana Republik
Un personaje: mi amigo Joan Manel Tajadura. Tiene sindrome de Diogenes cultural. Desde postales a maquetas de barcos su casa es un museo.Es como la sección del Emporda de la Enciclopedia Larrouse, pero con mucho pelo y pocos dientes. Mención honorífica.




Catalunya (2). Girona. Cap de Creus (2ª parte) Ya está aqui.

De Rosas a Cap Norfeu son tres horitas de ida. La vuelta no ha podido ser… La Tramontana ya está aqui.

Camino de ronda que a trozos desaparece y te tienes que buscar la vida, Canyellas, La Almadraba… varias calitas de las de antes (vacias, claro, estamos en Mayo y es entre semana), Cala Monjoi con el fantasma de El Bulli recordando viejos tiempos de glamour perdido… y todo con vistas a mar abierto y costa escarpada, cortada a gajos como se hacia antes con el pan. Mágico.

Por Cap Norfeu puedes comer en el merendero Ca la Pelosa (tambien de los de antes) o tirar un poco mas y quedarte a dormir en Cala Jonculs, pero eso no será hoy porque a 3 Km de Cap Norfeu ya viene, ya está aqui, ya empiezan las ráfagas de tramontana de 60 Km/h y ya ves todo como amenazante y negro. Y a 500 metros de Pelosa, encima, empieza a llover (raro con tramontana) y a correr. Al final, gracias a los del merendero que son de Rosas y tienen sitio en el coche…de vuelta al campo base.

Hay que reconocer, que lo mejor del treking es el post treking. Llegar a la guarida, cansados, mojados, una ducha calentita, sillón, los pies en un taburete delante de la chimenea, una buena cena…UMMMM. Viajar.




Catalunya (1). Girona. Cap de Creus (1ª parte). Donde nace la tramontana.

Ya. Ya sé que el título queda un poco demasiado lírico: “Donde nace la tramontana”. Ya. Pero es que es verdad,… o es que a mi me lo parece. Cap de Creus es un lugar mágico.

Aqui, en Cap de Creus, se gravó la película “El faro del Fin del Mundo”, de Kirk Douglas, Samantha Eggar y Yul Brynner (y Fernando Rey). Yo, con 4 ó 5 añitos, ví un trocito de esta grabación en una excursión y es uno de los recuerdos mas claros de mi infancia. Me debió impactar.

Recuerdo especialmente a Yul Brynner, calvo total y vestido de pirata, varios malhechores más con parches en el ojo, cicatrices y patas de palo y, atada al mastil, una desgraciada princesa inocente, desvalida ante tanto canalla con obvio ánimo libinidoso esperando ser rescatada por un heroe que no llegaba…Y habia un barco pirata y todo…Yo estaba acojonado. Pues eso, que ya estoy aqui otra vez, con algunos añitos de más y me encanta.

Apartamento en Rosas, encima del puerto, a la altura del vuelo de las gaviotas. Todo el golfo a la vista. Mucha construcción, eso sí. Todo lo que el Big Bang, Dios, Alá o quien sea se esforzó en crear, ha sido colonizado por los humanos con un gusto muy, pero que muy dudoso. Sin cariño. Sin elegancia, Muy rápido, como lo queremos todo. Rápido, rápido. Pero, como siempre, la Naturaleza gana y este lugar sigue siendo magnífico.

Ni rastro de la tramontana. Mañana a caminar 3 horitas de ida y otras tantas de vuelta, desde aqui a Cap Norfeu y viceversa. A ver.

Lo dicho, de Rosas a Cap Norfeu son tres horitas de ida. El camino de ronda que a trozos desaparece y te tienes que buscar la vida, Canyellas, La Almadraba… varias calitas de las de antes (vacias, claro, estamos en Mayo y es entre semana), Cala Monjoi con el fantasma de El Bulli recordando viejos tiempos de glamour perdido… y todo con vistas a mar abierto y costa escarpada, cortada a gajos como se hacia antes con el pan. Mágico.

Por Cap Norfeu puedes comer en el merendero Ca la Pelosa (tambien de los de antes) o tirar un poco mas y quedarte a dormir en Cala Jonculs, pero eso no será hoy…

La vuelta no va a poder ser… La Tramontana ya está aqui. De pronto. Ha nacido aqui.  A 3 Km de Cap Norfeu ya está aqui, ya empiezan las ráfagas de viento de 60 Km/h y ya ves todo como amenazante y negro. Y a 500 metros de Pelosa, encima, empieza a llover (raro con tramontana) y a correr. Al final, gracias a los del merendero que son de Rosas y tienen sitio en el coche…de vuelta al campo base. Imposible describir lo que es ver nacer la tramontana. En la montaña o en el mar es terrorifica. En casa, y al calor de una fuego es sólo amenaza y, hoy, por suerte, no me ha pillado.

Hay que reconocer, que lo mejor del treking es el post treking. Llegar a la guarida, cansados, mojados, una ducha calentita, sillón, los pies en un taburete delante de la chimenea, una buena cena…UMMMM. Viajar.

Show more
TELEFONO 042
Show more
TELEFONO 073